Guijuelo-Atlético de Madrid

Sin goles pero con un buen bocadillo de jamón de Guijuelo

El Helmántico de Salamanca se llenó para recibir al Atlético de Madrid, que no tuvo piedad con su anfitrión

Sin goles pero con un buen bocadillo de jamón de Guijuelo

Los aficionados del Club Deportivo Guijuelo no pudieron ver ayer a su equipo marcar un gol ante el Atlético de Madrid, pero al menos se llevaron el buen sabor de boca que les dejó uno de los 17.000 bocadillos de jamón repartidos en las inmediaciones del estadio Helmántico de Salamanca, uno por cada asistente al partido de la Copa del Rey que acercó a la capital del Tormes fútbol de primera categoría, tres años y medio después de la desaparición de la Unión Deportiva Salamanca.

A media mañana, horas antes del inicio del partido en el que el Atlético no tuvo piedad con su anfitrión (0-6), eran unos 200 los aficionados que esperaban la llegada de la expedición del Atlético de Madrid al hotel Palacio de San Esteban de Salamanca para, durante unos minutos, fotografiarse y pedir autógrafos a jugadores y cuerpo técnico atléticos. Se hicieron notar, no obstante, las ausencias de jugadores importantes y mediáticos como Koke, Griezmann, Torres o incluso el propio entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo «Cholo» Simeone.

El interés de esta especial jornada futbolística en la provincia se repartió durante todo el día entre Guijuelo, donde se produjo la comida de directivas de ambos clubes e incluso hasta donde se acercaron algunos de los aficionados colchoneros para conocer el lugar de origen de su rival, y Salamanca, a cuyo estadio Helmántico llegaron en torno a las 19.30 horas los autobuses de ambos equipos, que entraron a la vez en los vestuarios del estadio, jaleados por una afición salmantina, que disfrutó de la «Ham Zone» preparada por el club y la Denominación de Origen de Guijuelo durante las horas previas al partido, y que vuelve a vivir fútbol de primera categoría tres años y medio después.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios