Vicente Á. Pérez - Corazón de león

Sergio Castro Vicente Á. Pérez

«El presente y el futuro del mundo está marcado por internet; nadie se salva de sus garras»

Vicente Á. Pérez - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Antaño, el poeta decía que la palabra era un arma cargada de futuro. Hoy, apenas quedan poetas porque no tienen quienes los lean, ni palabras, pues apenas quedan oídos para escucharlas y masticarlas, el arma se llama internet, cargada de presente, de futuro y de destrucción masiva. Internet es el dios que maneja los hilos de las marionetas humanas; un dios benefactor, a veces, y un demonio cruel, a menudo. El presente y el futuro del mundo está marcado por internet; nadie se salva de sus garras. Cuando aparecieron los móviles, las nuevas generaciones se preguntaban cómo era la vida de sus mayores que no tenían un teléfono en el bolsillo. Ahora el personal se pregunta cómo sería la vida sin internet. En este cambio de era que tal vez comenzó con la caída del muro de Berlín, tal vez con el atentado del 11-S de 2001 en Nueva York, internet ha sido pieza fundamental en el engranaje: para bien (es un placer tener a toque de tecla toda la información que antaño había que rebuscar en hemerotecas o bibliotecas) y para mal (es una desgracia tener a toque de tecla un aluvión de bulos, mentiras, amenazas, estafas, engaños, y miseria, mucha miseria y muchos miserables que utilizan el arma de internet para, desde el anonimato, desahogar sus más perversos y abyectos instintos).

Es el imperio de internet, en donde hasta sus principales promotores y beneficiarios, como Google o Facebook , hacen examen de conciencia por esa banalización, esa frivolidad, ese «todo vale» que han inoculado a sus millones de usuarios, o sea, al mundo. Por ello, cuando los diablos se extienden como serpientes por las redes sociales, es digno de elogio un profesor de Ponferrada, por nombre Sergio Castro, un «youtuber» (palabro que la «modelna» Real Academia Española no tardará en aceptar como «profesional que se gana la vida haciendo vídeos en YouTube»). Sergio Castro se ha ganado los garbanzos como profesor en la capital berciana, lo que no quita para que su éxito en internet, con millones, sí millones, de internautas que acceden a sus clases virtuales, le reporten, aun sin pretenderlo, una recompensa económica. Este ponferradino ha desarrollado un canal de youtube «profesor10demates», que es educativo, donde se aprenden matemáticas, física y química, de forma didáctica, amena y divertida.

Sergio Castro es Sergio Barrio Gómez, quien cambió de apellido en honor a su querida abuela. Es ingeniero industrial y se ha convertido en uno de los grandes comunicadores de internet gracias a las enseñanzas que ofrece vía internet. Con más de un millón de «visitas» al mes se ha convertido en uno de los grandes «youtubers» de España. Y sin escándalos, ni bulos, ni engaños, ni mentiras para alcanzar la gloria virtual. Pues dos y dos siempre serán cuatro, aunque en internet nunca se sabe. Personas como Sergio Castro hacen que las redes sociales no sean una amenaza, sino una enseñanza.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios