Abogados de la acusación particular y popular a la salida de los juzgados
Abogados de la acusación particular y popular a la salida de los juzgados - EP
Tribunales

Sara estaba «más retraída» y «menos activa» días antes de su muerte

Un testigo de su entorno no aclara si las heridas que tenía el novio de la madre de la niña en su detención se las hizo arreglando su coche

ValladolidActualizado:

Pocos días antes de su muerte estaba «más retraída» y «menos activa». Así lo observó una persona cercana al entorno de Sara -la pequeña que en el pasado agosto falleció en Valladolid por presuntos malos tratos- que este pasado jueves prestó declaración ante la jueza instructora del caso reconociendo que la menor estaba «diferente».

Esta declaración, que llegó en voz del novio de una prima de la niña con quien la pequeña coincidió una semana antes, fue valorada como «bastante importante» por parte de la letrada de la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Valladolid que ejerce la acusación popular, en cuanto a que esa actitud diferente detectada en los días previos podría ser indicio, a su juicio, de los malos tratos, si bien el testigo señaló ayer que en su día enmarcó esta situación en la separación de sus padres y en un distanciamiento con su progenitor.

Esta persona declaró a petición de la defensa de la pareja de la madre de Sara -que al igual que ella se encuentra en prisión provisional como presuntos responsables de los malos tratos a la pequeña- porque el citado encuentro de una semana antes de la muerte de la niña en el que ésta estaba retraída se produjo porque el principal investigado quedó con esta persona para arreglarle el coche, proceso en el que alega que se hizo los cortes que presentaba en las manos el día que fue detenido. A la espera de las pruebas de ADN que revelen si las heridas pudieron ser provocadas por la pequeña como signo de defensa, él alega que fue en la manipulación del motor cuando se produjeron. Ayer, el testigo confirmó que realizó esos trabajos pero no pudo aclarar si se hizo cortes o no, explicaron fuentes del caso.

Voz de alarma

Tanto este testigo como la otra persona que compareció ayer ante la jueza, un amigo del investigado, declararon que no apreciaron nada sospechoso en la conducta de éste ni vieron lesiones en el cuerpo de Sara, lo que no quiere decir que no las tuviera. 23 días antes de su hospitalización, un pediatra ya había dado la voz de alarma por posibles malos tratos.

Cabe recordar que hace dos semanas volvió a declarar la madre de Sara, una comparecencia en la que cambió la confianza previa que había mostrado hacia su pareja por un señalamiento de culpabilidad, que justificó en que en el informe forense vio lesiones que la niña no tenía ese día cuando ella se fue a trabajar y la dejó a cargo de su novio.