Alejandro J. García Nistal - Noción personal

Rajoy exprés

«La mañana que Mariano Rajoy ha pasado en León capital ha servido para recibir un aire de realidad leonesa»

Alejandro J. García Nistal
Actualizado:

Como un reloj suizo. La mañana que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pasado en León capital ha servido para recibir un aire de realidad leonesa y, con edulcoración, una lista de recados pendientes.

Dejando a un lado el motivo principal de la visita, el restañar el orgullo patrio de atribuirle a los «guiris» el nacimiento del parlamento, quedó bien claro que no y una réplica de los Decreta te llevas a Moncloa para que te acuerdes de León. Lo cierto es que Rajoy se dio un pequeño baño de multitud por el Barrio Húmedo, rememoró tiempos infantes y hasta tuvo tiempo de comer en Casa Mandi como inicio de la Capitalidad Nacional Gastronómica. Este año cada comida será algo así como un acto más a añadir al León culinario que todavía no ha arrancado más allá del gabinete de Alcaldía y aledaños.

La realización de la autovía León-Valladolid, que ya les vale, y hasta un recuerdo gracias a Juan Vicente Herrera de la Ciuden y del Bierzo entraron en la reducida lista de asuntos en lista de espera desde la provincia de León a la Moncloa marianista.

Tiene bemoles que la visita al Incibe y a todo aquello que sea un León sumido en I+D+i se iniciara con Zapatero, que apenas hizo eso y la Ciudad de la Energía en su mandato, y ahora es lo que con más lustre se enseña a las visitas importantes y de primer nivel como sucedió este pasado martes.

Lo que no se acaba de digerir es que, centrados en el avance del AVE en la comunidad de Galicia y en León hacia Asturias, se anuncie la llegada del moderno tren a Orense y a Lugo obviando media provincia leonesa y creando una bolsa de paulatina incomunicación con epicentro en Ponferrada. La ofensa está servida porque León es bipolar, geográficamente hablando.

Alejandro J. García NistalAlejandro J. García Nistal