LÍNEA MADRID-GALICIA

El pueblo de 30 habitantes que tendrá parada de AVE

Argumentos sociales, económicos, turísticos y de cohesión transfronteriza justifican la estación en la localidad zamorana de Otero de Sanabria, cuyo proyecto acaba de autorizar Fomento

Obras de la línea del AVE Madrid-Galicia en la zona zamorana de Sanabria
Obras de la línea del AVE Madrid-Galicia en la zona zamorana de Sanabria - M. ÁLVAREZ
ALBERTO FERRERAS Zamora - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

¿Puede un pueblo de treinta habitantes de la periferia de España tener parada propia del AVE? Si el Ministerio de Fomento y Adif siguen su hoja de ruta la respuesta es afirmativa. En principio, poca justificación parece tener que la línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia disponga de una estación en una remota pedanía sanabresa en la que no hay bares, un solo comercio y la gran mayoría de vecinos son jubilados. Si se amplía el foco de mira, la estación del AVE proyectada en Otero de Sanabria (Zamora), de la que Fomento acaba de aprobar el estudio informativo, encuentra argumentos sociales y también de viabilidad económica.

Para ello hay que contabilizar los siete mil habitantes de la comarca de Sanabria, la multiplicación de su población en verano con su típico lago como atractivo turístico y, sobre todo, el hecho de que a tan sólo cuarenta kilómetros se encuentre la ciudad portuguesa de Braganza y sus 35.000 habitantes se vean también como potenciales clientes de la línea del AVE Madrid-Galicia.

La parada de Otero de Sanabria ha generado expectativas y entusiasmo entre algunos vecinos de la zona, mientras que otros miran el proyecto con pragmatismo y escepticismo. «Nos va a dar mucha vida, no sólo al pueblo, a toda la comarca», subraya el alcalde pedáneo de Otero de Sanabria, Antonio Prada, quien menciona el beneficio turístico y la posibilidad de que «ejecutivos» puedan trasladarse a Sanabria. Ahora ven la comarca como un lugar situado «a mucha distancia» de Madrid, pero con el AVE quedará a sólo dos horas de trayecto. Por ello, Prada reconoce que van a dar «todas las facilidades, y todo lo que necesite» a Adif para que en el año 2018 la estación pueda ser una realidad y a unos 300 metros de la última casa del pueblo haga parada la locomotora del progreso para Otero.

La elección de esta pedanía se debió a cuestiones técnicas, ya que el trazado del AVE transcurre en la comarca entre túneles y viaductos y no había en las cercanías de Puebla de Sanabria otra zona recta, plana y con la longitud suficiente para hacer la estación. Por el momento, el estudio informativo ya está aprobado y el Ayuntamiento de Palacios de Sanabria, al que pertenece Otero, también ha hecho los deberes, según detalla su alcalde, Jesús Fernández Pérez, que ya ha comprometido con Adif el suministro de agua potable para la estación. El regidor hace cálculos incluso de las licencias de taxi que concederá para el traslado de los viajeros que bajen del tren. Eso sí, prefiere no referirse al proyecto como la parada del AVE de un pueblo de treinta habitantes porque «la estación no es de Otero, es para toda Sanabria y hasta para Braganza».

El senador y alcalde Puebla de Sanabria, José Fernández Blanco, quien fue el principal valedor de la estación cuando se diseñó el trazado del AVE a Galicia a su paso por la comarca, contesta a las voces críticas que dicen que es una estación para «una zona muy pequeñita» y lo hace con el argumento de que «para nosotros resulta fundamental».

Defensores y detractores

Otra defensora de la estación es la exministra de Fomento, la zamorana Ana Pastor, quien en enero visitó las obras del AVE en Sanabria y defendió que en esta infraestructura ferroviaria se «priorice» a la provincia de Zamora porque «necesita conectividad» para poder incrementar «la población y las oportunidades».

En contra de esta infraestructura se ha posicionado el nacionalismo catalán, que por boca del europarlamentario Ramón Tremosa, llegó a pedir hace tres años la intervención de la Comisión Europea para frenar la parada de la Alta Velocidad en Otero. Aunque las autoridades europeas ni siquiera entraron a valorar la petición, el elemento de cohesión transfronteriza supone otro alegato a favor de esta estación. El alcalde de Braganza recuerda que en todo el distrito bragantino son más de 135.000 los residentes que serían potenciales usuarios del AVE, que podrían multiplicarse con los enlaces a través del aeródromo de Braganza y de la autovía portuguesa A-4. Por ello, el regidor portugués Hernani Dias reivindica que la parada del AVE llegue acompañada de una mejora de la comunicación por carretera entre Puebla de Sanabria y Braganza.

Pensando en la estación de Alta Velocidad, Braganza ya ha presentado al programa europeo Interreg un proyecto para crear una red de itinerarios turísticos verdes entre Puebla y Braganza. Dias resalta que pasarían a ser la ciudad lusa más cercana a una estación de Alta Velocidad, con lo que «estaremos más cerca de Europa». «La estación –añade– contribuirá a una mayor movilidad de personas y negocios en un mundo cada vez más global y competitivo».

A ambos lados de la frontera ven la parada del AVE en Otero como el último tren del desarrollo que pueden coger para reactivar una zona transfronteriza azotada por la despoblación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios