Política

El PSCL evita la «plurinacionalidad» de Sánchez y huye del debate territorial

Se limita a señalar en las resoluciones del Congreso su confianza en el Estado de las autonomías, pero acata «el mandato» de su secretario general

Pedro Sánchez y Luis Tudanca, en un acto celebrado en León el pasado mes de abril
Pedro Sánchez y Luis Tudanca, en un acto celebrado en León el pasado mes de abril - ICAL

Por puro convencimiento o conscientes del perfil de sus militantes, el Partido Socialista de Castilla y León ha preferido pasar de puntillas sobre el debate de la «plurinacionalidad» liderado por su secretario general, Pedro Sánchez, al que los líderes del PSCL sí tratan de justificar cómo pueden en sus intervenciones públicas.

De las más de 90 páginas que integran las resoluciones aprobadas en el reciente Congreso Autonómico de la formación, sólo un par de párrafos tienen relación con el modelo territorial de España. En ellos, la dirección capitaneada de nuevo por Luis Tudanca opta por la prudencia al no mojarse sobre un asunto que, según las fuentes consultadas por ABC, habría provocado más de un disgusto al reelegido secretario regional. La «españolidad» de los militantes socialistas en la Comunidad ni se discute y todo lo que sea poner en duda la unidad del país o potenciar los intereses de otras autonomías consideradas por Sánchez como «naciones» hubiera supuesto un cisma que los críticos con el burgalés creen que ha querido evitar.

De hecho, las escasas líneas dedicadas a este asunto en el documento socialista tienen mucho más en común con las federaciones que más claramente se han opuesto al argumentario del secretario general -como Extremadura y Andalucía-, mientras se alejan de las que sí han aprovechado el mensaje de su líder para reivindicar sus aspiraciones identitarias propias, como ocurre en el caso de la Comunidad Valenciana y Baleares, entre otros, en una muestra de la clara división que se vive de nuevo en el PSOE por el modelo territorial del país.

«Nuestro partido siempre confío en el Estado de las Autonomías». Con esta afirmación arranca el posicionamiento «light» del PSCL, «colocado» en la introducción del capítulo denominado «Economía y territorio». La frase, aunque obvia, sí se podría entender como un rechazo a la postura impuesta por Sánchez. Sin embargo, desde el PSCL niegan este hecho y aseguran que la «plurinacionalidad» aprobada en la Federal del PSOE tras la reelección del madrileño «es un mandato asumido» por los socialistas de Castilla y León sobre el que no tienen que añadir nada más. Andaluces y extremeños van más allá en su defensa del modelo autonómico -lo sitúan por ejemplo en su articulado- y se definen como «profundamente autonomistas». Mientras, la resolución del PSCL, en la que no se utilizan palabras como «federal» o «nación», se asegura en defensa del actual modelo que «allí donde otros solo veían sombras y peligro sobre la unidad de España, nosotros veíamos una gran oportunidad para ensanchar la participación democrática, para asentar las bases de un progreso social y económico territorialmente más equilibrado y, sobre todo, para lograr la reconciliación de nuestro país con su historia». Hasta ahí se «moja» el PSCL.

Tema diferente es el «papel» que le toca jugar al «sanchista» Luis Tudanca, al que se le ha preguntado una y otra vez en las últimas semanas sobre la plurinacionalidad impulsada por su «jefe», demostrando una capacidad innata para esquivar la cuestión y echar balones fuera. En una visita a Soria a finales de junio interpretó el «concepto» inventado por el secretario general como una manera de hacer iguales a los españoles en derechos. Al tiempo, apostó por el diálogo para que los problemas territoriales se resuelvan tendiendo puentes y rechazando, eso sí, el secesionismo catalán. En todo caso, rápidamente atacó al PP por enarbolar la bandera de España y pactar en cambio los presupuestos con el PNV «a cambio de miles de millones» y afirmar que «esto causa más agravio a nuestra Comunidad que reconocer la plurinacionalidad de España, algo que ya está en la Constitución».

Como Susana Díaz

En otra ocasión y preguntado sobre cómo afectaría la propuesta de Sánchez a la región se limitó a señalar que «Castilla y León es lo que refleja su Estatuto de Autonomía y lo que quiere el PSOE es garantizar la igualdad en todos los territorios, para que no haya diferencias». Más recientemente, y seguro que sin pretenderlo, se «alineó» con Susana Díaz al asegurar el mismo día y casi a la misma hora -uno en Navarra y la otra en Andalucía- que el PSOE «no es un partido nacionalista».

Toda la actualidad en portada

comentarios