Sucesos

Piden 10 años para un acusado de intentar matar a un hombre con un cuchillo cebollero

El presunto autor le asestó tres puñaladas a la víctima mientras dormía

VALLADOLIDActualizado:

La Fiscalía reclama una pena de diez años de prisión para un hombre al que acusa de asesinato en grado de tentativa, supuestamente cometido cuando asestó al menos tres puñaladas a otro hombre en un centro «Reto» de Valladolid con un cuchillo cebollero, de madrugada, cuando la víctima dormía.

El encausado, Bryan Z.S., será juzgado los próximos 16 y 17 de mayo en la Audiencia Provincial de Valladolid por hechos ocurridos sobre las 2.30 horas del 17 de febrero del pasado año, en una habitación del centro «Reto» situado en el camino de Valladolid a la población de Renedo.

En aquella fecha, «con ánimo de matar», o alternativamente de «lesionar», se acercó con un cuchillo de veintitrés centímetros de largo de hoja a la litera en la que dormía la víctima y le apuñaló, por lo menos tres veces, momentos en que el agredido comenzó a gritar por el dolor que le produjeron las cuchilladas, según las conclusiones provisionales del ministerio público.

Uno de los hombres que compartía la habitación encendió entonces la luz y el acusado se marchó del dormitorio diciendo «ya está», »la paga del pecador es la muerte» y «alguien tenía que morir».

A causa de las cuchilladas, el afectado sufrió heridas múltiples en brazos, manos y región axilar, además de padecer secuelas y cicatrices.

La acusación pública precisa que el encausado presentaba en el momento de los hechos trastorno por dependencia del cannabis, abuso de diversas sustancias sobre la base de una trastorno de la personalidad (cluster B), y alteración leve de su capacidad intelectiva y volitiva.

El fiscal califica los hechos como un delito de asesinato en grado de tentativa, por el que demanda diez años de prisión y, de manera alternativa, solicita una pena de cinco años por un delito de lesiones con medio peligroso.

Aprecia la existencia de alevosía -imposibilidad de defensa del agredido-, por lo que considera los hechos intento de asesinato o por lo que pide aplicar esta circunstancia de forma alternativa como agravante al delito de lesiones.

Demanda el pago de una indemnización al servicio de Sanidad de Castilla y León, Sacyl, de 2.345,80 euros, por los gastos generados por la atención prestada a la víctima.

La defensa demanda provisionalmente la absolución, mientras el agredido no quiere reclamar por las lesiones sufridas.