Arancha Casado, Alicia García y Francisco Sardón, junto al perro Moris, ayer en Valladolid
Arancha Casado, Alicia García y Francisco Sardón, junto al perro Moris, ayer en Valladolid - ICAL
Sociedad

Los perros de asistencia podrán ir con sus dueños al trabajo

Podrán entrar también al ámbito educativo, a espacios de titularidad privada de uso colectivo que no sean propiamente de acceso público, transporte, centros de ocio, instalaciones deportivas...

ValladolidActualizado:

Todas las personas que requieran de un perro de asistencia podrán asistir a su puesto de trabajo acompañados por el animal. Así aparece recogido en el proyecto de ley de la Junta de Castilla y León en el que se regula esta figura y se equipara, a nivel de accesos, a los perros guía -45 en la región- que acompañan normalmente a las personas ciegas. Y es que, además de los invidentes, que ya pueden asistir a su empleo con los canes, otras personas con discapacidad, dependientes o con alguna enfermedad pueden necesitar perros de asistencia. Por ejemplo, personas tetrapléjicas, con discapacidad auditiva o epilepsia... En todos estos casos los animales suponen un «importante apoyo» y un nivel más de autonomía, explicaron ayer la delegada territorial de la ONCE, Arancha Casado, y el presidente del Cermi en Castilla y León, Francisco Sardón.

La intención del Ejecutivo regional es que el proyecto de ley llegue al Consejo de Gobierno antes de verano, para después pasar por las Cortes. No sólo al ámbito de trabajo, sino que los perros de asistencia podrán entrar a los espacios de titularidad privada de uso colectivo que no sean propiamente de acceso público, en el transporte público y de servicio privado, en el ámbito educativo y también en el social, como instalaciones deportivas o centros de ocio, e incluso en centros religiosos y de culto.Pero también establece aquellos lugares en los que no podrán estar, como los quirófanos, zonas de manipulación de alimentos o al interior de las piscinas o parques acuáticos.

La nueva legislación, consensuada con la ONCE y el Cermi, concreta y amplía los espacios a los que estos animales podrán acceder y será «pionera» en España. En este sentido, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, detalló que el apoyo para el acceso a un perro de asistencia y otras actuaciones relacionadas podrán ser pagadas por el usuario con la prestación vinculada al servicio que le conceda el sistema de atención a la dependencia.