El consejero de Sanidad, Antonio Sáez, presenta los datos de espera quirúrgica en Castilla y León
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez, presenta los datos de espera quirúrgica en Castilla y León - F. HERAS
Sanidad

Un paciente de Palencia espera 34 días para ser operado y uno de Salamanca, 125

Las listas quirúrgicas se reducen en 3.715 pacientes en 2017, hasta los 23.495

ValladolidActualizado:

Como «muy positivos» y que «mantienen la tendencia» a la baja en la reducción de la listas de espera quirúrgica en los 14 hospitales públicos de Castilla y León que comenzó a percibirse desde que en abril de 2016 empezó a aplicarse el plan (Perycles) para aligerarla. Así calificó ayer los datos correspondientes al cierre de 2017 el consejero de Sanidad, Antonio Sáez, después de comprobar que la «cola» ha conseguido menguar en 3.715 personas si se compara con doce meses atrás, hasta las 24.495 pendientes de pasar por el quirófano, lo que supone un 13,1 por ciento menos. Y lo que es «igual de importante», destacó Sáez, la demora media desde que el médico dice al paciente que tiene que ser intervenido hasta que éste llega ante el cirujano también ha menguado en 29 días, hasta situarse en 78 (27% menos).

Aunque con diferencias, «en general», en «todos» los hospitales se ha experimentado «una mejora más o menos significativa», señaló el consejero. Pero continúa habiendo disparidades sustanciales entre unos complejos y otros. Así, nada tiene que ver el tiempo de espera media de un paciente en Palencia, que debe aguardar 34 días, al de uno con cita para un quirófano en Salamanca: 125 en espera. Y eso que precisamente en el complejo palentino -el que presenta, junto al hospital de Medina del Campo (Valladolid), «los mejores datos» de Castilla y León y «probablemente» de España- ha aumentado ligeramente el tiempo en cola respecto al cierre de 2016, pasando de 30 a 34 días. A la vez que en el complejo asistencial salmantino se ha reducido en ese tiempo en más de un mes (de 162 a 125 días). La prestación en este hospital de ciertas especialidades no presentes en todos, como cirugía pediátrica y plástica, explica en buena medida esa mayor demora, aunque es para someterse al bisturí de traumatología donde más deben aguardar los pacientes: 165 días de media. Además, acumula más de una quinta parte de todos los que esperan en Castilla y León: 5.093.

Once por debajo

Sáez resaltó que en once de los catorce hospitales públicos de la Comunidad la demora media «es inferior» a 70 días, pero hay tres en los que se rebasa esa cifra, con Salamanca precisamente a la cabeza. Le siguen, el de El Bierzo (95) y el Río Hortega de Valladolid (84).

Y pese a situarse por encima del promedio, el centro berciano es el que ha experimentado a lo largo del pasado año una mejor evolución. Puesto en el punto de mira por la acumulación de pacientes aguardando entrar en quirófano y el tiempo en que tardaban en someterse a una operación, las medidas aplicadas a lo largo de 2017 parecen haber dado resultado. Sáez, quien agradeció el «esfuerzo» de los trabajadores por aligerar la cola, recordó que el «problema» estaba centrado especialmente en traumatología, cuyos responsables fueron sustituidos, algo que ha contribuido a que el hospital del Bierzo presente un «funcionamiento más equiparable» al del resto. Sin olvidar que desde octubre funcionan otros dos quirófanos ambulatorios y también ha habido relevos en el conjunto del área quirúrgica. Como resultado, que de los 2.770 pacientes esperando ser operados a finales de 2016 se ha pasado a 1.904 al cierre del pasado ejercicio (31% menos) y de una demora media de 243 días a 95. Traumatología y otorrinolaringología son las especialidades que arrastran más retrasos y pacientes, aunque con cifras muy inferiores a las de doce meses atrás, cuando había pendientes de una operación traumatología 1.488 pacientes que aguardaban de media casi un año. Ahora son 649 que esperan unos 126 días. Pese a esa evolución «muy positiva», Sáez reconoció que «todavía tiene que mejorar» para colocarse en el rango del resto.

Prioridades

En líneas generales, el consejero de Sanidad subrayó que en 2017 se ha producido una «muy importante reducción» de las esperas quirúrgicas y que en los 21 meses de aplicación del plan Perycles han disminuido las listas en 8.771 pacientes (26% menos) y la demora media ha bajado en siete días (8%). Sáez justificó esa diferencia entre la reducción de ambos parámetros en que «hemos preferido» atender antes a los casos que presenten una mayor prioridad y no sólo tener en cuenta el tiempo aguardando, lo que provoca que la demora media se reduzca de forma más lenta. Se ha «conseguido», resaltó, los objetivos del plan de reducción de listas de espera para 2017 y se avanza hacia la meta de que ningún paciente esté más de 65 días aguardando para entrar en quirófano en 2019. De hecho, señaló, eso ya se ha conseguido en diez hospitales, todos menos el de Salamanca, Río Hortega de Valladolid, Bierzo y Burgos.

En este punto, destacó que «todos» los pacientes catalogados con prioridad 1 fueron intervenidos en menos de 30 días y, de hecho, la espera media se sitúa en 13. A 79 días se eleva para los casos de categoría 2 y a 80, para los de 3. Por especialidades, es traumatología donde más se retrasan las operaciones (100 días de espera media, con casi 7.000 pacientes aguardando), cirugía plástica (99), pediátrica (97) y maxilofacial (96). Oftalomología es la segunda especialidad con más gente en cola (5.000) y en cirugía general y de aparato digestivo hay 4.304.

Para lograr estos datos, han estado trabajando 170 quirófanos (a los que se han incorporado seis nuevos a final de año en Valladolid y El Bierzo), que dedicaron el 76% del tiempo que va de las 8 a las 15 horas a operaciones. Además, Sáez destacó que también se logró reducir un tres por ciento las operaciones suspendidas por motivos de organización o ausencia de los pacientes, aunque lamentó que aún existe un «número no pequeño» de citados que no acuden. También contribuyeron a la reducción de las listas de espera las derivaciones a la sanidad privada, aunque los conciertos, explicó el consejero, únicamente supusieron un 4% de las intervenciones.

Sáez también destacó la posición de Castilla y León en el conjunto del sistema público nacional de salud, donde la espera media se eleva a 104 días y la tasa aguardando por cada 1.000 habitantes es la cuarta mejor del país: 11,03.