José Gabriel Antuñano - El callejón del gato

Ofendido y agraviado

«Cuadrado Lomas (...) ha evidenciado un motivo más, la dejadez de la Junta al continuar sin dotarles económicamente una vez terminada la crisis»

José Gabriel Antuñano
Actualizado:

Los Premios Castilla y León en las diferentes modalidades, instituidos para reconocimiento de personas o entidades en pro de la Comunidad, desde hace tiempo cotizan a la baja. Muchos son los factores de esta falta de relevancia desde que su organización recayó en el secretario general de Cultura. Citaré dos: a) la precipitación en la concesión y la concentración (varios en una semana), que impiden crear expectativas y notoriedad en los medios; b) la presencia de algunos premiados, donde más que el mérito se ve la larga mano que mece la cuna, imposiciones sin cuento.

Cuadrado Lomas, como tiempo atrás García Calvo, con su salida de tono extemporánea ha evidenciado un motivo más, la dejadez de la Junta al continuar sin dotarles económicamente una vez terminada la crisis al decir de la administración. Si en su momento acertaron al mantenerlos sin percepción en metálico, más como medida ejemplarizante que como ahorro, porque el montante total suponía un importe bien pequeño, aunque en los primeros años no se hiciera lo mismo con los jurados de los premios, ahora ya no es la crisis sino el desinterés.

A la ofensa se suman los agravios: a Cuadrado Lomas la distinción le llega tarde, basta con leer la nómina de anteriores premiados en Artes; asimismo resulta chocante que otros premios de la propia Consejería sí tengan dotación económica, como es el caso de los Fray Luís de León; y por último, la llamada de la consejera al hijo manifestándole que el premio revalorizaría su obra, significa un desconocimiento de la trayectoria del pintor. Tampoco es de recibo, aunque los casi 90 años lo justifica, la transacción de Lomas, aceptar el premio a cambio de la compra de un cuadro. Los Premios necesitan un replanteamiento.

JOSÉ GABRIEL ANTUÑANOJOSÉ GABRIEL ANTUÑANO