Foto cedida por LeoNoticias a El Norte de Castilla
Foto cedida por LeoNoticias a El Norte de Castilla - LEONOTICIAS

Mueren envenenados los perros del joven que mató al último Toro de la Vega

Unos desconocidos entraron en la parcela y suministraron comida envenenada a los canes. Tres han muertos y dos se encuentran muy graves

Actualizado:

Francisco Alcalá, el joven leonés que dio muerte en 2015 al último lanceador del Toro de la Vega, ha sido víctima de una cruel venganza. Un grupo de desconocidos ha acabado con la vida de tres de sus cinco perros al ser envenenados y otros dos se encuentran muy graves. Junto a ellos, se podía leer un grafitti que decía: ‘Kchovo asesino’.

Según el diario «El Norte de Castilla», los primeros indicios apuntan a una intoxicación que el propio Francisco confirmó tras hallar en el recinto una especie de croquetas desconocidas con olor a chorizo. La Guardia Civil ya investiga los hechos.

Sara, su madre, ha explicado al mismo portal que el joven se encuentra conmocionado por lo que ha vivido. «No sabemos si detrás están los animalistas o simplemente personas que se escudan en ello para hacer daño a mi hijo», lamenta Sara, que recuerda que para acceder al recinto privado los autores tuvieron que saltar una tapia. Los otros dos perros podrían morir en las próximas horas dada la gravedad de su estado de salud. «Están muy graves», sentencia en declaraciones a «El Norte de Castilla».

Francisco Alcalá, alias «Cachobo», dio muerte en 2015 al toro Rompesuelas durante la celebración del Toro de la Vega, enmarcada en las fiestas de la localidad vallisoletana de Tordesillas. La competición fue posteriormente declarada nula, ya que los jueces del torneo entendieron que no se habían seguido las reglas del campeonado en la muerte del animal. Tras este festejo, que provocó enfrentamientos entre partidarios de la fiesta tradicional y antitaurinos, la Junta de Castilla y León prohibió lancear al animal y en los dos años siguientes no se han producido incidentes reseñables.