Huelga Renfe

«El maquinista había cumplido su jornada y dijo que no conducía más»

El conductor de un tren Alvia abandona el convoy en Osorno con 109 pasajeros a bordo

Algunos de los 109 pasajeros «encerrados» en el interior del vagón
Algunos de los 109 pasajeros «encerrados» en el interior del vagón - DIARIO MONTAÑÉS
M.ANTOLÍN Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Pasaban las nueve de la noche del pasado martes cuando el maquinista de un tren Alvia que realizaba el trayecto Santander-Madrid decidió parar en Osorno (Palencia) el convoy en el que viajaban 109 pasajeros porque había finalizado su jornada laboral.

El tren abandonó la estación de Santander alrededor de las siete de la tarde y tenía prevista su llegada a Madrid a las once y cuarto de la noche, pero se detuvo en la localidad palentina y por megafonía se informó a los viajeros de que iban a estar parados y que les irían comunicando las novedades, según explicó a ABC una de las viajeras afectadas, Cristina Rodríguez, que se subió al tren en Santander y se dirigía a Madrid.

«Una hora más tarde el revisor nos dijo que el maquinista había cumplido con su jornada laboral y que no iba a conducir más», aseguró. Entonces, Renfe se vió obligada a trazar un plan alternativo y localizar dos autobuses para trasladar por carretera a los afectados.

«Al principio nadie se lo creía. Era surrealista, ¿no tenían otro conductor para sustituirle?», se preguntó. Los viajeros permanecieron parados unas dos horas esperando a que Renfe enviara los dos autobuses, a los que finalmente se unió un taxi, para que todos los afectados pudieran llegar a sus destinos.

Algunos pasajeros se pusieron «muy nerviosos» ante la falta de información y, sobre todo, porque no les permitieran salir del tren. «Nos tuvieron allí encerrados. Era casi como un secuestro», expresó la viajera afectada. Aunque reconoce que la expresión es quizá un poco «exagerada», esa fue su sensación. Una mujer alertó incluso a la Guardia Civil, que acudió al lugar y fue entonces cuando los viajeros pudieron abadonar el convoy. Finalmente, Cristina Rodríguez llegó a su destino hacia las tres de la madrugada.

Límites de conducción

Renfe pidió disculpas a los afectados por las molestias y explicó en un comunicado que ha abierto una auditoría interna para conocer las causas del incidente y «depurar responsabilidades». Además, aclaró que «por razones de seguridad» la normativa impide superar los límites de conducción efectiva establecidos, algo previsto en el Reglamento de la Ley del Sector Ferroviario.

Durante la espera, se atendió a las necesidades de los pasajeros, aseguró la compañía ferroviaria, que ya ha solicitado al maquinista un «informe exhaustivo» de lo sucedido y analizará la secuencia de actuaciones de la incidencia para conocer qué sucedió y determinar responsabilidades, que podrían derivar en la apertura de algún expediente. La empresa ofreció a los afectados la posibilidad de reclamar el importe íntegro del billete.

Por otra parte, el secretario de Organización del Sindicato de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf), Carlos Segura, señaló al respecto que es algo «excepcional» y se debe a una cuestión de «normativa», ya que por ley no se pueden rebasar las cinco horas y media de conducción continuada. El maquinista iba a cumplir su jornada de conducción y avisó al centro de gestión, añadió el representante sindical antes de explicar que el trabajador no realizó el refrigerio establecido para que pudiera seguir la conducción y por lo tanto «no puede infringir la ley» ni continuar el trayecto, informa Ep. Esta circunstancia no se debe a conflictividad laboral ni a una medida que tenga que ver con la falta de maquinistas, expresó, sino que es algo «excepcional» que pueda deberse a algún fallo en la coordinación para un sustituto.

Fuentes del comité de empresa de Renfe en Cantabria explicaron que el maquinista «ya había preavisado varias veces» a la empresa de que «estaba a punto» de cumplir su jornada máxima diaria de conducción y de que solicitaba el relevo.

«Al no recibir contestación, cumplió su jornada y solicitó el relevo» en Osorno sobre las nueve de la noche, explicó Óscar Martín (UGT).

El maquinista «no podrá ser sancionado por Renfe» porque «cumplía con su deber», según informaron a Ical desde la Sección Sindical Ferroviaria de CC.OO. Y es que, el operario detuvo el Alvia que conducía tras alegar que su jornada laboral había concluido y que no quería arriesgarse a tener un accidente por superar el número de horas que contempla su jornada laboral.

«Cumplió la normativa»

El sindicato insistió en que el conductor «cumplió con la normativa» y recordó que estos profesionales «no pueden excederse» del número de horas de jornada laboral determinadas. Si lo hicieran, «pueden ser sancionados por la empresa». Desde CC.OO. explicaron que en esta línea se están realizando obras que conllevan una serie de retrasos que repercuten en los maquinistas e hicieron hincapié en que esta profesión «alberga mucha responsabilidad».

Por ello, desde la sección ferroviaria de la organización sindical, recalcaron que no pueden criticar la conducta del maquinista, aunque lamentaron que «los afectados en estas situaciones sean siempre los usuarios de Renfe».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios