Teatro

Luis Piedrahita: «El humor es una arma de construcción masiva»

El polifácetico cómico coruñés presenta en el Teatro Carrión su nuevo espectáculo dentro del ciclo de Ferias y Fiestas de la Vírgen de San Lorenzo

Cartel de la única función de Luis Piedrahita en Valladolid
Cartel de la única función de Luis Piedrahita en Valladolid - L.P.
M. ALLUÉ Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Después de un periplo por varios puntos de la geografía española llega al Teatro Carrión de Valladolid “Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas”, el nuevo espectáculo del cómico Luis Piedrahita. Un show «pensado para gente exigente, aseada y con sentido del humor» que pretende darle un punto de humor y desenfado a la vida y realidades cotidinas.

El propio Piedrahita nos habla de sus famosas amígdalas, de que significa la comedia para un humorista y cómo se siente cuando se sube a las tablas frente al público vallisoletano.

Pregunta (P): ¿Qué se puede esperar de «tus amígdalas»?

Respuesta (R): Mucha risa. Se han dado casos de señoras embarazadas que han dado a luz durante el espectáculo. La gente no sólo se muere de risa, sino que también nace de risa. Un niño tan sano, tan listo y tan bueno que no lloró hasta que acabó el show. Estuvo casi hora y media escuchando un monólogo de cosas cotidianas y casi surrealistas que nos suceden todos los días en los ascensores, las salas de espera, las islas desiertas y los hoteles. Ahora ese chaval ya sabe lo que le espera.

P: ¿Y ese título? Es todo un trabalenguas...

R: Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas” es un show en el que se habla de todos los temas concernientes a la condición del alma humana, excepto las amígdalas. Por eso el título.

P: No es la primera vez que actúa en Valladolid ¿Cómo es el público vallisoletano?

R: Voy todos los años. No me digas que lo habías olvidado. Suelo ir en fiestas así que es normal que la gente al día siguiente no se acuerde. Vuelvo todos los años porque soy muy feliz actuando aquí. El público vallisoletano es exigente y generoso. Da gusto. Es un público entregado, inteligente, limpio, alto, muy guapo y que no se deja encandilar con falsos elogios.

P: Dicen que el mejor humor surge del drama ¿Está de acuerdo?

R: Básicamente, sí. El arte surge siempre de la carencia. Surge de la ausencia de un ser querido, de un rechazo amoroso, de la nostalgia por los días felices ya pasados… Lo poesía siempre trae una mala noticia debajo. El día en que el mundo sea tan perfecto que exista conformidad entre los deseos y los sucesos nadie leerá novelas. La novela de un avión que despega a la hora y aterriza puntual en su destino no interesa a nadie. El humor está hecho de nuestras miserias personales y de nuestros dramas cotidianos. Un chiste sobre lo guapa que es mi novia y lo mucho que me quiere tendría poca gracia.

P: Y en los tiempos que corren … ¿Cual es el poder del humor?

R: El humor es un arma de construcción masiva. En ese aspecto es muy parecido al amor. Es reparador, nos hace sentir mejor y tiene la capacidad de distanciarnos de nuestros problemas. La vida es bastante difícil de por sí, sólo el humor y el amor la hacen soportable. Ninguno de los dos soluciona los problemas, pero al menos los hace más llevaderos.

P: Hoy es su única actuación ¿Hará turismo por la ciudad antes o después?

R: Aprovecharé para visitar a amigos. Algunos de los humoristas que más admiro son de Pucela: Leo Harlem, Nacho García y, como no, el gran J.J. Vaquero. Vaquero es compañero de El Hormiguero y ha coescrito este show conmigo. Su ayuda fue indispensable para que este show sea así de poderoso. Estoy seguro de que el delicado paladar del público pucelano sabrá degustar las deliciosas esquirlas de Vaquero escondidas en este conglomerado humorístico llamado “Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas”.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios