Educación

Literatura para remover conciencias

Un estudiante del Colegio Leonés gana el segundo certamen literario de Aquona «Relatos de agua inteligente»

Antonio Rubio Martínez, el estudiante premiado, en el momento de recibir el galardón
Antonio Rubio Martínez, el estudiante premiado, en el momento de recibir el galardón - ICAL
ROSA ÁLVAREZ León - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

«Breve amenaza de sed». Tras este título se presenta un microrrelato firmado por Antonio Rubio Martínez, un estudiante de 4º de ESO del Colegio Leonés que se ha alzado como ganador del II Certamen Literario de Aquona «Relatos de agua inteligente». Fue hace aproximadamente un año cuando este joven de 15 años compuso el texto. Su profesora de Lengua le planteó la posibilidad de subir nota si se presentaba al concurso y no lo dudó. No obstante, reconoce que «en ningún momento» se planteó ganar. «Lo suyo no es escribir, él es de ciencias puras», apunta su madre, Mercedes Martínez. Así, con la idea inicial de mejorar sus calificaciones en la asignatura, Antonio dio forma al primer borrador del que sería su relato. Recuerda que lo hizo «rápido», aunque más tarde perfeccionó el texto que envió y que finalmente ha sido premiado.

Fue Mercedes, su madre, la que recibió la llamada que anunciaba la buena noticia. Tuvo lugar el 2 de septiembre. Acababa de incorporarse al trabajo y tomaba un café con sus compañeras cuando sonó el teléfono. Una mujer que había sido miembro del jurado del certamen le dijo que Antonio, con un relato «muy bueno», había ganado el concurso. Para ella fue toda una sorpresa. «No me había contado nada, así que ni siquiera sabía de qué me estaba hablando», señala. Inmediatamente se puso en contacto con su hijo para trasladarle lo ocurrido. Para él, que en ese momento estaba en el pueblo con su primo, también fue algo inesperado. Dado el tiempo que había pasado «creía que ya se habría celebrado el concurso y que otro habría ganado», afirma.

«Estamos abrumados y, como madre, estoy alucinada con lo que ha escrito», reconoce orgullosa Mercedes. Antonio aún no tiene claro a qué se dedicará en el futuro. El joven, que siempre había querido ser veterinario, baraja ahora otras posibilidades como estudiar Farmacia y seguir los pasos de su padre, o incluso ser policía. Ninguno de los caminos que le atraen tiene que ver mucho con la literatura, pero este premio le ha dejado un buen sabor de boca. «Estoy muy contento y me animaría a repetir y seguir participando en concursos como este», subraya.

Una tableta y un libro

La entrega de este galardón tuvo lugar recientemente en las instalaciones del Ayuntamiento de León. Antonio recibió como premio una tableta y un libro de manos del concejal de Infraestructuras y Deportes del Ayuntamiento de León y presidente de Aguas de León, José María López Benito, y del director general de Aquona, Ismael Olmedo. Además, al acto también acudieron el director de Aquona en Castilla y León, Jesús García del Valle, el gerente de Aguas de León, Carlos de Castro, el director del Colegio Leonés, Manuel Belinchón, y la profesora Ana Lozano.

El microrrelato de Antonio Rubio fue elegido entre los presentados por los más de 20 jóvenes de Castilla y León y de Castilla-La Mancha que participaron en este II Certamen (el primero también lo ganó un alumno del Leonés), dirigido a estudiantes de entre 12 y 17 años y que tiene como finalidad sensibilizar, a través de la literatura, de «la necesidad de hacer un uso eficiente del agua y los recursos naturales, así como de la importancia del agua en la sociedad y la vida», según indican desde la empresa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios