El alcalde de Burgos, Javier Lacalle
El alcalde de Burgos, Javier Lacalle - ABC
POLÍTICA

Lacalle ve en la crisis de Imagina «la imagen del fracaso del populismo»

El alcalde de Burgos cree que la escisión evidencia los problemas de Podemos

BURGOSActualizado:

El Ayuntamiento de Burgos tendrá que adaptarse a la ruptura de Podemos, tras la expulsión de sus dos concejales del grupo de Imagina. Los ediles del grupo municipal tendrán que repartirse ahora su representación en comisiones informativas y otros órganos municipales. También está en cuestión si se mantendrá o cómo se repartirá la liberación de un concejal o si seguirán teniendo un administrativo a jornada completa y otro a media.

Para el alcalde de Burgos, Javier Lacalle (PP), la ruptura de Imagina no ha sido una sorpresa. Considera que es «la imagen del fracaso del populismo» y que pone «negro sobre blanco» los problemas que la formación ha ido evidenciando a lo largo de los últimos meses, y que han acabado «como el rosario de la Aurora», con la expulsión del portavoz, Raúl Salinero, y de otra concejal, Blanca Guinea, quienes han decidido no entregar su acta y seguir en el Ayuntamiento como concejales no adscritos, pero siguiendo la disciplina de Podemos y no de la candidatura ciudadana de Imagina.

Reorganización

El alcalde de Burgos aseguró este pasado lunes su intención de facilitar al máximo posible este periodo de transición e intentar que la crisis de Imagina no genere problemas en el funcionamiento ordinario de la institución municipal. De hecho, hasta ahora prácticamente no había contado con las aportaciones de Imagina, a los que ha acusado en varias ocasiones durante el actual mandato de estar «instalados en el no permanente». En todo caso, la salida de Salinero y Guinea deja al que hasta ahora era su grupo municipal con cuatro concejales, por lo que será necesario un proceso de cambios en las comisiones informativas, los consejos de administración, el régimen de dedicaciones exclusivas o el personal de apoyo que aún están por definir.

El objetivo del alcalde no es sólo que estos cambios se realicen lo antes posible, sino que se acometan con «cierta normalidad», de manera que no sea necesario acudir a decisiones ejecutivas o algún tipo de arbitraje. De hecho, hoy está prevista una reunión para intentar resolver el reparto de comisiones informativas y órganos municipales. Los concejales que han salido del grupo ya han adelantado que seguirán trabajando en todos los frentes del Ayuntamiento y han restado importancia a ese reparto, aunque hasta ahora eso ha sido teoría y habrá que ver en qué se traduce a partir de ahora. Un informe técnico preliminar del secretario municipal apunta que la redistribución deberá seguir criterios de proporcionalidad. Sin embargo, serán los antiguos seis integrantes del grupo Imagina los que tendrán que hacer el reparto, porque, según explicó ayer Lacalle, no se incrementará el número de integrantes de cada comisión.

Otra incógnita tiene que ver con la liberación, ya que Imagina había optado por una fórmula en la que se mantenía repartida entre el anterior portavoz, Raúl Salinero, y la que es ya la portavoz, Eva de Ara. Lo que parece que no seguirá de ninguna manera es ese reparto. Eva de Ara ya ha anunciado su intención de acumular al menos el 90% de la dedicación. Además, desde el PSOE han recordado que a Imagina no le correspondía ningún liberado por el número de concejales y se les concedió de forma graciable. Ahora el cambio de situación puede hacer que se pierda esa dedicación, dado que se trata de un grupo con cuatro concejales, dos menos que cuando se adoptó el acuerdo político.

Otra cuestión pendiente de resolver es el personal administrativo de apoyo: un técnico a jornada completa y uno a media jornada con que contaba hasta ahora Imagina. El portavoz socialista, Daniel de la Rosa, cree que echando mano de porcentajes, ahora solo correspondería a Imagina un técnico a jornada completa.

Con la salida de Salinero y Guinea, Imagina se queda con cuatro concejales, el mismo número de ediles no adscritos, ya que a los dos de Podemos se suma un edil salido de las filas del PP, Fernando Gómez, y una de Ciudadanos, Silvia Álvarez de Eulate, que se salió del grupo incluso antes de la conformación del pleno municipal.