Sucesos

Ingresan en prisión los padres de la bebé ingresada en el Clínico de Valladolid que dio positivo en cocaína

La Junta asumió la tutela de la pequeña tras un cruce de denuncias entre sus progenitores

Imagen de archivo de la entrada del Hospital Clínico
Imagen de archivo de la entrada del Hospital Clínico - F. HERAS

En pleno proceso de divorcio, un cruce de denuncias entre los progenitores de un bebé de doce meses concluyó ayer en la retirada provisional de la custodia de la pequeña, que asumió temporalmente la Junta de Castilla y León, y la detención de ambos en Valladolid. Sobre la mesa dos demandas. La primera por presuntos abusos sexuales a su hija que pesa sobre la madre; y una segunda de malos tratos a su ex pareja que señala al padre.

Los hechos se remontan al miércoles, cuando el padre de la pequeña -de 31 años-, que desde hace tres meses está en proceso de divorcio de la madre de la niña -de 25 años-, presentó ante la Policía Nacional una denuncia por presuntos abusos sexuales por parte de su expareja hacia el bebé que tienen en común. La demanda se fundamentaba en un vídeo de ambas en el que él interpretaba una actitud inusual que podría ser delictiva.

Mientras avanzaban las investigaciones en torno a este documento, varios agentes se desplazaron hasta el domicilio familiar para comprobar el estado de la pequeña. Una vez allí la madre interpuso una denuncia contra su expareja, asegurando que había sido víctima de malos tratos.

Ante esta situación los agentes procedieron a trasladar a un centro médico a la pequeña para determinar de inmediato si había sido víctima y verificar su estado de salud. Tras la exploración de la bebé, los médicos concluyeron que su cuerpo no tenía signos ni de violencia ni de posibles abusos sexuales, según confirmó ayer el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez. No obstante, los facultativos optaron por realizar a la pequeña pruebas de tóxico, cuyos resultados dieron un positivo alto en cocaína -un análisis posterior confirmó también el resultado-, según han confirmado a ABC fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Dado lo confuso de la situación se procedió a detener a ambos progenitores en base a las dos denuncias presentadas, quedándose la niña ingresada en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid en compañía de su abuela materna. En la mañana de ayer, el juez instructor del caso dio orden de que la guarda y custodia de la pequeña fuera asumida por la Junta de Castilla y León, que insistió en el buen estado de salud de la pequeña, a la que tutela desde su salida del centro de salud. De momento, las últimas informaciones aportadas por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades indicaban que no se había encargado ninguna investigación sobre el caso a los servicios sociales.

En lo que respecta a la investigación del caso, se centra en el análisis del citado vídeo aportado como prueba por el padre de la niña en la denuncia ante la Policía. Según fuentes del caso, no se aprecian escenas de contenido sexual explícito. Se trataría de imágenes que registran a madre e hija -ambas desnudas- en las que se dan besos y abrazan y que el progenitor interpretó como abuso.

Y en relación a la denuncia por violencia de género, no fue necesario un informe médico de la madre al no apreciarse heridas, lo que no implica que no haya sufrido lesiones cuya mella se haya borrado o maltrato psicológico, que deberá matizarse en una investigación posterior. Tampoco se descarta la posibilidad de una denuncia falsa, explicaron dichas fuentes.

El caso ya está en conocimiento tanto del Juzgado de Menores como del Juzgado de Violencia de Género. Los padres pasaron en la mañana de este viernes a disposición judicial y esta tarde el juez ha decretado su ingreso en prisión sin fianza.

Toda la actualidad en portada

comentarios