El alcalde de Pajares de la Laguna (Salamanca), Juan Antonio Benito de Dios
El alcalde de Pajares de la Laguna (Salamanca), Juan Antonio Benito de Dios - ABC
Política

La Junta abre un expediente para analizar si el alcalde que insultó al Senado infringió su deber como director

El consejero de Educación, Fernando Rey, asegura que «no es tan sencillo destituir; no estamos en Venezuela»

Actualizado:

Por el momento, la Consejería de Educación ha «abierto un expediente para determinar» si de las declaraciones vertidas por el alcalde del municipio salmantino de Pajares de la Laguna, Juan Antonio Benito de Dios, en una carta remitida al Senado «se puede deducir que ha habido infracción de sus deberes como director». Así lo apuntó ayer el consejero, Fernando Rey, quien incidió en que no se puede destituir, tal y como han pedido desde diversos ámbitos, de «forma precipitada» de su puesto de director en un colegio público al regidor.

El máximo responsable de Educación insistió en que «habrá qué ver» que se deduce de ese expediente, abierto tras la polémica y revuelo generados por la misiva, en la que el regidor acusaba al presidente del Senado, Pío García-Escudero, de actuar de «mamporrero» por tramitar una petición de Compromís para el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en su municipio; a la vez que llamaba «indigente mental» al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero por promover la «aberrante» norma. Y es que, incidió Rey, «el caso no es tan sencillo como destituir», más teniendo en cuenta que las declaraciones se produjeron en su faceta de alcalde y por las que ya el PP le ha abierto expediente sancionador.

«No estamos en Venezuela. Aquí hay garantías. Lo que viene a ser un estado de derecho», defendió el consejero sobre el procedimiento. Recordó que las destituciones de directores «tienen unas causas tasadas» y las polémicas declaraciones se enmarca en el ámbito político. Eso sí, recordó que tanto los directores como los profesores de centros públicos tienen «deber» de «neutralidad» ideológica en las aulas, donde «no se puede adoctrinar», pero tienen «libertad» en el exterior como ciudadanos, amparada precisamente por la ley para poder expresar opiniones «chocantes o molestas para la mayoría», aunque «no cabe todo».

«Inadecuadas»

Catedrático de Derecho Constitucional, Fernando Rey sí reflexionó sobre el «deber de ejemplaridad» de un cargo público. «Se espera de nosotros una conducta ejemplar».

Lo que sí reconoció el consejero de Educación es que las declaraciones del alcalde de Pajares de la Laguna en la carta fueron «excesivas, inapropiadas e inadecuadas».