El expresidente de la Diputación Provincial de Segovia y de Caja Segovia, Atilano Soto, después de declarar ante el juzgado número 2 por el caso de las retribuciones millonarias de la extinguida Caja Segovia en el año 2014
El expresidente de la Diputación Provincial de Segovia y de Caja Segovia, Atilano Soto, después de declarar ante el juzgado número 2 por el caso de las retribuciones millonarias de la extinguida Caja Segovia en el año 2014 - ICAL
Tribunales

La jueza manda al banquillo a la excúpula de Caja Segovia

La magistrada decreta la apertura del juicio oral casi siete años después del inicio de la investigación e impone fianzas que suman más de 51 millones

ValladolidActualizado:

La jueza titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 y de lo Mercantil de Segovia ha atendido las peticiones de las acusaciones, sin considerar la petición de sobreseimiento del Ministerio Fiscal, y ha decretado, mediante auto que notificó este pasado jueves a las partes, la apertura de juicio oral contra la cúpula directiva de Caja Segovia en el caso de las prejubilaciones, al entender que cabe enjuiciarles por un presunto delito de apropiación indebida agravado y, según los casos, otro de administración deslegal. Al tiempo que da por formulada la acusación, pide a los encausados, exconsejeros y exdirectivos, unas fianzas que en conjunto suman más de 51,6 millones de euros. También decreta la apertura de juicio oral como responsable civil directo contra la Caja de Seguros Reunidos, Compañía de Seguros y reaseguros SA (Caser).

Según informa en Norte de Castilla, con este auto de la magistrada, contra el que no cabe recurso, declara competente para juzgar la causa a la Audiencia Provincial, casi siete años después de que se iniciaran las diligencias previas en 2011. Ha tenido en cuenta las acusaciones formuladas por Izquierda Unida, la Fundación Caja Segovia y la Confederación Intersindical de Cajas (CIC).

A los exconsejeros Atilano Soto, Elena García Gil, Manuel Agudíez Calvo, Manuel Escribano Soto (exdirector general), Antonio tapias Domínguez y Enrique Quintanilla Herrero se les requiere para que en el plazo de cinco días presten fianza en la cantidad de 24,45 millones de euros para asegurar las responsabilidades pecuniarias y civiles que pudieran imponérseles, con el apercibimimiento de que si no lo hacen se les embargarán sus bienes.

A Miguel Ángel Sánchez Plaza, como partícipe a título lucrativo, se le solicita una fianza de 3,91 millones de euros; para Óscar Varas, con la misma condición, la fianza establecida es de 2,48 millones de euros, y para Juan Bautista Magaña, un millón de euros con el mismo apercibimiento.

Los otros dos considerados partícipes a título lucrativo en este caso de las preubilaciones de la extinta Caja Segovia son Juan Antonio Folgado y Malaquías del Pozo, a quienes el auto impone, respectivamente, una fianza de 977.406 euros y 363.212 euros.