Los abogados de uno de los jugadores a su llegada al juzgado
Los abogados de uno de los jugadores a su llegada al juzgado - ICAL
Caso Arandina

La jueza del caso Arandina advierte que «no va a consentir» que se criminalice a la joven

La titular ha autorizado el estudio de madurez de los jugadores y la menor

ValladolidActualizado:

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aranda de Duero (Burgos) ha autorizado la realización del estudio pericial psicológico de los tres exjugadores de la Arandina y la presunta víctima de una agresión sexual por parte de ellos con el fin de determinar su grado de madurez.

Esta prueba había sido solicitada por la defensa de uno de los investigados, el más joven, de 19 años, para evaluar si las diferencias de edad y madurez entrañan una explotación de la vulnerabilidad de la menor. El motivo era que unas relaciones sexuales consentidas, que ella asegura que fueron forzadas, se consideraría igualmente un delito, de abusos, al ser ella menor de 16 años, a no ser que, según recoge el Código Penal, el autor sea una persona próxima en estos aspectos a la supuesta víctima.

Aunque sólo se solicitó para dos, finalmente, esta prueba se realizará a los cuatro. Lo que no se prevé es una nueva declaración de los investigados que, inicialmente, habían barajado las acusaciones tras la comparecencia del cuarto futbolista. Si los jugadores así lo quisieran lo podrían hacer a petición propia en cualquier momento.

Por otro lado, la jueza del caso Arandina ha advertido a la defensa de los tres jugadores a los que la menor acusa de agresión sexual que «no va a consentir» que se criminalice a la joven.

Esta advertencia llega después de la petición de una serie de pruebas que pretendían evaluar el comportamiento de la denunciante, una estrategia que la defensa ya había puesto sobre la mesa cuando puso en tela de juicio que la joven acudiera a un partido de la Arandina después de los hechos o sembrara dudas sobre su actitud con el género masculino en base a declaraciones de testigos.

Ante la nueva petición de pruebas, la jueza ha sentenciado que no permitirá «juicios morales» sobre lo que son «actitudes propias o impropias de una niña que ha sido presuntamente agredida sexualmente por tres hombres». En concreto, se han rechazado una serie de testificales, como la de un joven que declaró voluntariamente en Comisaría que era coartada de los jóvenes.