Camión volcado este pasado miércoles en la AP-6
Camión volcado este pasado miércoles en la AP-6 - EFE
Sucesos

«Irritación» en la AP-6

El vuelco de un camión con gas propano provoca el corte de la autopista durante varias horas y manda al hospital a 10 personas

ValladolidActualizado:

Parece que la autopista AP-6 no ha comenzado con muy buen pie el año y el tráfico no termina de arrancar al fluido ritmo que debería rodar por una vía de peaje. Este pasado miércoles, cuando aún trataba de recuperarse del caos vivido desde la tarde-noche del 5 de enero hasta bien entrado ya el día 6 con unos 4.000 vehículos atascados durante horas en el temporal de nieve, un accidente volvió a alterar -y cortar- la circulación en la conocida como carretera de La Coruña.

Eran en torno a las 10.50 de la mañana cuando las alarmas saltaron de nuevo en el centro de control de Iberpistas, la concesionaria de la explotación de la autopista, y la Dirección General de Tráfico (DGT). En el kilómetro 59, a la altura de la localidad segoviana de San Rafael, había volcado un camión que circulaba en sentido La Coruña. Y no se trataba de un vehículo cualquiera. Era un cisterna cargado con gas propano.

Con ese material sensible en su interior, se optó por el inmediato corte del tráfico tanto en la AP-6 en ambas direcciones como en las autopistas AP-51 y AP-61, los ramales de peaje que conectan Ávila y Segovia, respectivamente, con la Madrid-La Coruña, y que también sufrieron horas de cierre en los días del caos por la nieve. Y de nuevo durante horas estuvieron las tres cerradas. Unas siete horas sin tráfico en el conjunto, hasta que sobre las seis de la tarde fue retirado el vehículo pesado accidentando y pudo reabrirse el carril de la AP-6 en sentido Galicia, en el que había volcado el camión, y el último en reabrirse, después de que a lo largo de la tarde lo fuesen haciendo la calzada en dirección a Madrid y los ramales de Ávila y Segovia.

Una vez retirado el camión cisterna accidentado, cuyo conductor no resultó herido, el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia desactivó la situación 1 -en una escala de 0 a 3- del Plan Especial de Protección Civil ante emergencias por Accidentes en el Transporte de Mercancías Peligrosas.

Desvíos y retenciones

Para retirar el camión y la vuelta a la normalidad fue necesaria la intervención de una gran grúa que pudo levantar el peso. Antes, los bomberos de Segovia se encargaron de sellar una pequeña fuga que se había producido en la cisterna a consecuencia del accidente y por la que se estaba vertiendo combustible a la calzada. Aún así, desde la Subdelegación de Gobierno señalaron a Efe que «han estado controladas y no han originado riesgo para las personas ni para el medio ambiente». Después, su carga tuvo que ser trasladada a otro vehículo apropiado. Es lo que marca el protocolo de transporte de mercancías peligrosas.

Aunque el vuelco no provocó heridos, los servicios sanitarios sí que tuvieron que atender a doce personas, trabajadores de Iberpistas, por irritaciones y molestias provocadas por el combustible. Diez (siete mujeres y tres varones) tuvieron que ser trasladados al hospital de Segovia; uno, al centro de salud de El Espinar y otro fue atendido en el lugar. Hasta allí se habían desplazado tres ambulancias de soporte vital básico, además los bomberos de Segovia, Protección Civil, Guardia Civil y personal de Iberpistas.

El corte del tráfico obligó al desvío de vehículos por la N-VI, lo que provocó retenciones de varios kilómetros durante buena parte del día tanto en la vertiente madrileña como segoviana de la sierra de Guadarrama. Entre otros puntos, esos desvíos obligaron al paso de vehículos por la polémica travesía de San Rafael, para la que se negocia un acuerdo que permita sacar el paso de camiones por el centro de su casco urbano.