Investigación

Un implante coclear desarrollado por la Usal permitirá oir a los sordos en ambientes ruidosos

La patente internacional eleva hasta tres decibelios el rendimiento de los audífonos

El investigador Enrique López Poveda, uno de los impulsores del proyecto
El investigador Enrique López Poveda, uno de los impulsores del proyecto
NUNCHI PRIETO Salamanca - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

La Universidad de Salamanca (USAL) y la multinacional austríaca MED-EL han creado una nueva patente que propone un procedimiento innovador que mejorará significativamente el rendimiento de los implantes cocleares en los ambientes ruidosos. Se mejorará con ello la calidad auditiva de sus usuarios en un promedio de entre 2 y 3 decibelios, pudiendo llegar hasta los seis, lo cual «marca la diferencia entre entender o no una conversación», según explicó ayer en la capital salmantina el investigador Enrique López Poveda.

Según las estimaciones exhibidas por el científico y director de la investigación, las personas que usan un implante coclear son más de 350.000, pero el grupo potencial de beneficiarios de la nueva patente es de 25 millones de personas. Si, además, la investigación demuestra en los próximos tres años que se puede llegar a los usuarios de los audífonos, los beneficiarios aumentarían «hasta los 300 millones de personas en el mundo».

El nuevo implante se ha probado ya en diez pacientes, «cuatro angloparlantes, un germano parlante y cinco hispanoparlantes para demostrar que el beneficio es para múltiples idiomas y no sólo para uno».

Por su parte, el director general de la multinacional austriaca MED-EL en España y Portugal, Julio Rodrigo Dacosta, resaltó el reto de «acabar con la sordera como una barrera para la comunicación y la calidad de vida de las personas» y reconoció que es difícil saber cuándo la nueva patente estará en el mercado pero estableció un «tiempo razonable» que cifró «entre uno y varios años».

El acuerdo suscrito con la multinacional supone, en palabras del vicerrector de Investigación y Transferencia de la USAL Juan Manuel Corchado, que durante los próximos tres años la empresa apoyará el proyecto de la institución académica salmantina para que «estos resultados tangibles lleguen al mercado de la mejor manera posible», afianzando de este modo al Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL) -con sede en Salamanca y donde se ha desarrollado el estudio- como un centro de «referencia a nivel nacional e internacional» con una patente que se va a explotar en Europa, Estados Unidos, China y Australia. Finalmente se refirió a los recursos de entre 110.000 y 130.000 euros, que ya generan en la Universidad de Salamanca 115 familias de patentes y 100 derechos de propiedades intelectuales, una cantidad que «se multiplicará de forma significativa» si la USAL persiste en la línea de transferir la investigación que genera a través de multinacionales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios