Salud & Sociedad

Hospital General Yagüe: la historia de un millón de pacientes

El doctor Martín Frutos ha editado un libro sobre el desaparecido centro hospitalario burgalés, conocido como «las 300 camas»

Hospital General Yagüe: la historia de un millón de pacientes
MAR GONZÁLEZ Burgos - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

El lugar donde se alzaba el antiguo Hospital General Yagüe es ya un solar donde quedan algunos escombros y muchos recuerdos en el aire. No hay burgalés que no tenga una historia ocurrida entre las pareces de la residencia de «las 300 camas» a la que acudieron durante más de 50 años. Médicos, enfermeras y ciudadanos le han rendido homenaje con una gala y un libro conmemorativo, para que las futuras generaciones también conozcan este hospital por el que pasaron unos 20.000 trabajadores y se atendió a casi un millón de pacientes.

En 1947 el Instituto Nacional de Previsión adquirió unos terrenos de 30.000 metros cuadrados en lo que entonces eran las afueras de la ciudad. En 1948 se colocó la primera piedra y su construcción duró doce años. Durante este tiempo, la única identificación del edificio consistió en un rótulo en la valla límite de las obras: «Residencia Sanitaria de 300 camas». Y así se le bautizó popularmente, las 300 camas, aunque en pocos años se amplió y llegó a tener más del doble.

Primera paciente

El hospital se inauguró en 1960 y, según se recoge en el libro conmemorativo realizado por el doctor Martín de Frutos, la primera paciente fue una mujer de 27 años aquejada de apendicitis crónica. Desde entonces hasta el 18 de junio de 2012, en que cerró sus puertas, pasaron por el Hospital General Yagüe casi un millón de pacientes.

La primera intervención quirúrgica fue a un ferroviario con un cáncer de estómago, y en 1963 tuvo lugar el primer parto triple, una niña y dos niños, que tuvieron una gran repercusión mediática.

52 años de historias médicas pero, sobre todo, humanas. Para los pacientes y también para las casi 20.000 personas entre médicos, enfermeras y otros profesionales que han trabajado en unas instalaciones que abrieron con un director y dos médicos residentes, apoyados por una docena de monjas de San Vicente de Paúl, algunas con el título de enfermas (enseñanza que enseguida comenzó a impartirse en el propio hospital) y otras como cocineras, lavanderas... Junto al personal no sanitario (desde las limpiadoras a los celadores o incluso fontaneros), la plantilla ascendía en los primeros años a más de 70 personas.

Tanto la estructura del edificio como la organización, la administración y la dirección del centro fueron evolucionando paralelamente a la función socio sanitaria, adaptándose a las necesidades de una población creciente y desarrollando equipos médicos de alta dedicación y capacidad.

Primer trasplante de córnea

El doctor Martín de Frutos recoge en la historia del hospital los grandes hitos de la historia de la medicina moderna en Burgos, como la creación del Banco de Ojos en 1978 por el servicio de oftalmología, donde se realizó en el año 1980 el primer trasplante de córnea.

La especialidad de cirugía infantil comenzó a funcionar en 1977 y es referente regional con unos 200 pacientes al año, y el servicio de traumatología realizó en 1976 las primeras prótesis de cadera.

El doctor burgalés Martín de Frutos
El doctor burgalés Martín de Frutos

El Hospital General Yagüe y todo su equipo humano vivió el avance de la medicina, y queda constancia de ello con la adquisición de materiales de última generación de aquel momento, como fue el primer ecógrafo que llegó en 1979 o el primer escáner que se instaló en el año 1988.

A finales de los años noventa era evidente que el centro hospitalario burgalés se había quedado antiguo y pequeño, una situación ante la que surgió un movimiento ciudadano, que también contó con el apoyo de los profesionales sanitarios, en defensa de un nuevo centro hospitalario que, finalmente, se hizo realidad en 2012.

Y ahí comenzó otra historia que tendrá que ser contada.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios