Sucursal de EspañaDuero
Sucursal de EspañaDuero - F. HERAS
Economía

Fusión EspañaDuero con Unicaja: Salamanca y León gestionarán las oficinas y Valladolid, la banca de empresas

Las sucursales de Madrid y Cáceres dejarán de depender del control de la entidad

ValladolidActualizado:

A falta, entre otros trámites, de que las Juntas Generales de Accionistas de EspañaDuero y Unicaja den el visto bueno antes de mayo a la fusión por absorción prevista, ABC ha podido conocer parte de los planes de la entidad andaluza con las oficinas y el negocio de Castilla y León. Así, se prevé una nueva configuración que dé continuidad al proceso de integración informático y operativo ya realizado. Los cambios, más de forma que de fondo, se traducirán básicamente en que las actuales direcciones territoriales de León y Salamanca pasen a tener el control de todas las oficinas de la Comunidad y del noroeste peninsular, mientras que en Valladolid se creará la Dirección de Banca Corporativa y Empresas y centralizará las operaciones tanto en la región como en Asturias, Galicia y Cantabria, cuando antes parte de esas actuaciones las llevaban también las dos provincias «vecinas». En el caso de Salamanca, además de Valladolid, suma la de Burgos y Soria a las de Segovia y Ávila, que ya eran «suyas». Mientras, León añade Palencia a Zamora y las autonomías antes citadas que controlaba históricamente.

Los cambios, enfocados a generar «sinergias» y oportunidades de negocio dentro de la inminente fusión, también supondrán que las sucursales de Madrid, Cáceres y Badajoz, que hasta ahora se gestionaban desde EspañaDuero, pasen a ser dirigidas por las direcciones de Madrid -la territorial que dependía de EspañaDuero desaparece- y por la de Andalucía Occidental.

«Normal y coordinada»

Fuentes de la entidad aseguran que esta reordenación, «normal y coordinada», forma parte del proceso continuo que acabará con la fusión definitiva para lo que es necesario también que se designe un experto independiente que elabore el informe de evaluación del proyecto de fusión. Una vez obtenido este pronunciamiento, será el turno de la votación de los accionistas. Sólo quedará entonces la concesión de las autorizaciones preceptivas de las autoridades reguladores y supervisoras.

Desde la entidad aseguran además que estas modificaciones «refuerzan» los tres «polos» o centros de gestión de EspañaDuero en Castilla y León -Valladolid, León y Salamanca-, por lo que, sostienen, se sigue apostando «por nuestras zonas de actuación tradicional». En todo caso, será la Dirección General de Negocio de Unicaja Banco la que realice las funciones de coordinación y apoyo a las tres direcciones en la región y a la red de oficinas adscritas a cada una de ellas.

En esta línea, la consejera delegada de EspañaDuero, María Luisa Lombardero, afirmaba hace unos días que con la unión con Unicaja «la entidad se asegura mantener el vínculo con su territorio de origen». Lombardero insistió en la oportunidad que supone la fusión tanto para los accionistas minoritarios de EspañaDuero, por su acceso al mercado secundario, como para los clientes, quienes, según afirmó, se verán beneficiados por los proyectos de transformación digital y de dinamización comercial, puestos en marcha por Unicaja Banco.

El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, por su parte, señalaba también el pasado 26 de enero que esta operación «permitirá la cristalización de sinergias, la reducción de costes y el aumento de la rentabilidad de la entidad resultante, al tiempo que supone una oportunidad de generación de valor para los clientes, accionistas y empleados».

Al respecto, reafirmó el refuerzo de las líneas de colaboración con las autoridades regionales y locales «como parte del mantenimiento del compromiso histórico con el desarrollo económico y social de las zonas tradicionales de actuación, especialmente Andalucía y Castilla y León, territorios de origen».