José Gabriel Antuñano - El callejón del gato

Fracturas

«A la deriva podemita del nuevo PSOE se suma la cainita. La mezcla explosiva favorece el clamor del militante hooligan y el abandono del votante»

Actualizado:

La gran fractura de los independentistas catalanes, como si fuera un «sismo», se traslada a partidos y sindicatos, y corre con la velocidad de un movimiento sísmico. Faes (Aznar) en el PP; los movimientos de Zaragoza y las tres almas de Podemos; el doble lenguaje de los sindicatos mayoritarios (?); y el frágil PSOE. Solo C’s mantiene la unidad. De todas ellas, quizá la más preocupante sea la socialista, porque las grietas son más profundas, la deriva europea les conduce a la irrelevancia y por el estrabismo perfilero de Sánchez. La carta de los veteranos dirigentes socialistas, entre ellos Nalda, Quijano y Laborda (Soraya ya tuvo arrestos y votó en solitario) ha puesto el dedo en la llaga, pues marcan prioridades ante la ambición; proponen sensatez frente a la irresponsabilidad; y contrastan experiencia con frivolidad.

A la deriva podemita del nuevo PSOE se suma la cainita. La mezcla explosiva favorece el clamor del militante hooligan y el abandono del votante, porque huye de la división, el olvido, el odio y de lo irrespetuoso e insultante, como lo es Puente con sus mayores: reliquias casposas, a los que conviene arrinconar con tolerancia cero. Actitudes como esta denotan mucha vehemencia y poca inteligencia, deterioran la convivencia y destruyen las referencias. Tudanca en permanente crisis de ansiedad e identidad, poco sólido y con todo por demostrar, se permite impartir lecciones a los descerebrados que han construido partido y región. Además, olvidadizo, no recuerda su voto alineándose con el PP, al respaldar a las instituciones del Estado el 19-S en las Cortes. Lástima de las cortas miras de ambos en relación con España, su partido y sus trayectorias personales. Es su problema, pero también el de los socialistas.

JOSÉ GABRIEL ANTUÑANO