Guillermo Garabito - La sombra de mis pasos

Felices los cuatro

«Lo de mi terruño, que a veces es La Mudarra y a veces ensancha fronteras según haya que escribir, es hacer política para seguir en las mismas»

Guillermo Garabito
Actualizado:

Lo de mi terruño, que a veces es La Mudarra -muros de la infancia mía- y a veces ensancha fronteras según haya que escribir, es hacer política para seguir en las mismas. Estas nueve provincias son región tan extensa como predecible. Y entre sus largos horizontes no suele haber ya sorpresas. Todas las semanas de esta vida consisten en debatirse entre el ser y el no ser. Y el «to be» de esta pasaba por saber si los procuradores regionales decidirían seguir aforados o no.

Ser aforado o no serlo, esa es la cuestión. La propuesta se la impuso Cs al PP para que se aprobaran los Presupuestos. Y predeciblemente -porque esta relación se ha vuelto ya terriblemente presumible, que es lo peor que le puede ocurrir a una relación- los Presupuestos se aprobaron y la propuesta no ha salido adelante. Al PP no le interesaba nada que esto prosperase. Y cosas de la política, el favor se lo han hecho el PSOE -que también tenía cierto interés- y Podemos. Más que oposición a veces parecen socios de gobierno los cuatro.

Propusieron los de Mañueco, antes de Herrera, que algo así tenía que tener acuerdo de los grupos y debía ser modificado el Estatuto de Autonomía. Regenerar es morderse la cola. Un «quítate tú que ya si eso yo»… Regenerar la política es un oxímoron.

Todo el debate pasaba por si el Gobierno autonómico debía o no debía seguir aforado. Fíjese el lector en la proporción de la disputa: diez aforados frente a los ochenta y cuatro actuales. Pero seguirán siendo ochenta y cuatro con la gentileza de Podemos y del PSOE.

No han tardado en echarse la culpa unos a otros de la falta de acuerdo. Pero en realidad deberían estar festejando que por una vez se han llegado a encontrar posiciones; un logro histórico tratándose de política. Se han encontrado exactamente en que ninguno tenía interés en dejar de estar aforado.

Precisamente reza la RAE que aforado es el «que goza de fuero». Pues eso, por aquí a seguir gozando.

GUILLERMO GARABITOGUILLERMO GARABITO