Mandíbula hallada en el embalse del Ebro
Mandíbula hallada en el embalse del Ebro - Diario Montañés
Sucesos

La familia de las niñas de Aguilar: «Seguimos igual que estábamos pero habiendo vivido una pesadilla innecesaria»

Han mostrado su indignación por la filtración del informe forense sobre la mandíbula aparecida en el pantano del Ebro, en Cantabria

PalenciaActualizado:

Las familias de Manuela Torres y Virginia Guerrero, las niñas desaparecidas en Aguilar de Campoo (Palencia) en 1992, han mostrado su indignación por «el sufrimiento innecesario» que les ha causado la filtración del informe forense sobre la mandíbula aparecida en el pantano del Ebro, en Cantabria.

Según ha informado este jueves la Guardia Civil, el cotejo del ADN de esta mandíbula no refleja «ninguna coincidencia» con los datos de familiares de personas desaparecidas.

El hermano de Virginia Guerrero, Emilio Guerrero, ha manifestado en declaraciones a la Agencia EFE, la «absoluta indignación» de las dos familias por la filtración del informe del forense y algunos medios que lo publicaron sin esperar a los resultados.

Ha asegurado que han sufrido «un auténtico calvario» desde que apareció la noticia el 4 de enero hasta hoy, en que la Guardia Civil les ha confirmado que el ADN no coincide con los datos de desaparecidos que hay en el programa Fénix, y que por tanto la mandíbula encontrada en el pantano del Ebro en octubre no pertenece ni a Virginia ni a Manuela.

«A la pesadilla que nos toca vivir desde hace 25 años, hay que sumar estos hechos tan lamentables», ha afirmado Guerrero.

La persona que «filtró el informe no es consciente del sufrimiento innecesario en el que nos ha sumido durante estos larguísimos días y noches», ha añadido.

Guerrero ha asegurado que estos días han sido «muy duros» y ha señalado que lo peor es «el sufrimiento innecesario» causado a las familias con la difusión de noticias sin tener ningún resultado.

«Seguimos igual que estábamos pero habiendo vivido una pesadilla innecesaria», ha zanjado, recordando que ya vivieron un episodio parecido cuando aparecieron los cráneos de dos mujeres en el embalse de Requejada, en Cervera de Pisuerga, solo dos años de la desaparición de su hermana.

Por ultimo ha querido expresar, en nombre de las familias, su agradecimiento a la jueza de Reinosa «por su consideración y sensibilidad para con nosotros», a la Guardia Civil de Cantabria y Palencia, especialmente a los capitanes Miguel y Fernando, y a los vecinos de Aguilar de Campoo y su comarca «por su preocupación con el caso».