Alfredo Allúe y Ángela Figueruelo
Alfredo Allúe y Ángela Figueruelo - ABC
'MASTERGATE'

Los docentes de la Usal y la Uva se querellarán por las firmas falsas del máster de Cifuentes

Una catedrática y un profesor defienden que la rúbrica del acta no es la suya

VALLADOLIDActualizado:

La catedrática de Derecho Constitucional de la Universidad de Salamanca, Ángela Figueruelo, y el profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid Alfredo Allúe, anunciaron ayer su intención de emprender acciones legales tras la falsificación de su firma en un acta de notas de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en el máster de la Universidad Juan Carlos I. Según explicaron a Efe fuentes de la Universidad salmantina, la catedrática les anunció que se va a querellar tras la información publicada según la cual Cifuentes aprobó tres asignaturas de su máster por convalidación con unas actas con firmas de profesores falsificadas, entre ellas la de Figueruelo, así como la del profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid, Alfredo Allúe. La catedrática salmantina, quien declinó hacer declaraciones y se remitió al gabinete de prensa de la Universidad de Salamanca, aseguró que «ni la firma ni la letra» que aparece en el acta son suyas. Por ello, ha decidido emprender acciones legales para tratar de aclarar la persona que pudo falsificar su firma y en qué momento se realizó.

En las tres actas oficiales con sello del Instituto de Derecho Público, que dirige Enrique Álvarez Conde, se da fe de una supuesta reunión de la «comisión de Garantía de Calidad» del máster, el 24 de mayo de 2012, donde se aprobó a varios estudiantes la convalidación de tres de las asignaturas, una cuarta parte del total.

De las seis firmas, dos corresponden a profesores ajenos a la Universidad Rey Juan Carlos, como son los casos de la catedrática Ángela Figueruelo y del profesor titular Alfredo Allué, quienes niegan haber formado parte de esta comisión y haber firmado ningún acta.

De hecho, también Allúe anunció ayer que se siente «perjudicado» tras la aparición de su firma falsificada y señaló que «es muy burdo el tema», por lo que emprenderá acciones legales contra la Universidad Rey Juan Carlos. el profesor vallisoletano afirmó que esa firma no es suya e ironizó con el hecho de que la «z» de su segundo apellido es «fantástica». Insistió en que esa firma «no es suya, de ninguna de las maneras» y asegurado que está «muy cabreado» con esta historia, por lo que su abogado, Antonio García, ya está estudiando el caso para emprender acciones legales contra la Universidad para esclarecer lo que ha ocurrido. «Es tremendo, que me pase esto sin comerlo ni beberlo y encima con una convalidación, es tremendo», manifestó Allué, quien explicó que él sólo impartió una clase cuatro horas seguidas en esta universidad el 21 de octubre de 2011 y no en mayo de 2012, cuando se supone que se firmó ese acta que, insiste, contiene una firma falsa suya.

Sobre el director del Máster, Enrique Álvarez Conde, aseguró que lo conoce y que siempre ha sido muy considerado con él —algo que no puede generar sospecha, advierte— y añadió que no tiene por qué cambiar de opinión hasta que se diriman las responsabilidades oportunas sobre lo que ha ocurrido. Además, recordó que desde que saltaron a los medios las noticias sobre el máster de Cristina Cifuentes en ningún momento pensó que podría verse perjudicado hasta que un periodista se puso en contacto con él para decirle que su firma aparecía en un acta del 24 de mayo de 2012. «Es verdad que fui un día al máster», señaló, pero insistió que él fue cuatro horas en octubre de 2011, y no en mayo de 2012.