Castilla y León prevé llegar a los 600 alumnos en FD Dual en el próximo curso
Castilla y León prevé llegar a los 600 alumnos en FD Dual en el próximo curso - ABC
Educación

Las desconocidas «ventajas» de la FP Dual

El Gobierno de Castilla y León acaba de aprobar el decreto que regula este tipo de enseñanza, con el que prevé llegar el próximo curso a 600 alumnos

ValladolidActualizado:

Un sistema en el que «todo el mundo gana»: alumnos, centros educativos y empresas. «Win win». Así defendió ayer el consejero de Educación, Fernando Rey, la Formación Profesional (FP) Dual, cuyo decreto regulatorio en Castilla y León -a nivel estatal lo está desde 2012- aprobó ayer el Consejo de Gobierno de la Junta. Un paso con el que «vamos más allá» de la FP actual, de la que «estamos muy orgullosos y suma unos 40.000 alumnos con «altísimos índices de empleabilidad» que sirven para medir la calidad. Este nuevo sistema, busca «transformar» a las empresas, y que pasen de ser «colaboradores» en las prácticas que todos los alumnos de estos ciclos -hay unas 5.000 con las que tienen vínculos- tienen a «convertirlas en corresponsables de la formación». Éstas son algunas de las ventajas del sistema formativo «importado» de Alemania para acabar con el desempleo juvenil.

1) La empresa como tutor: La evaluación final seguirá dependiendo de los centros formativos, pero las compañías también tendrán un papel educativo, de modo que tienen dos tutores, y, además, «se alarga mucho» la estancia de los estudiantes en los entornos de trabajo, una de las novedades del texto.

2) Planificación «flexible»: existen dos modalidades gracias a una «planificación flexible». Por un lado, una opción de dos cursos escolares de duración con una estancia en las empresas mínima de siete semanas y máxima de 22 (dos trimestres). Por otro, una ampliada, en tres cursos académicos y un mínimo en los centros de trabajo de 35 semanas que puede prolongarse a un año. Además, puede llevarse a cabo un programa de formación complementaria para el desarrollo de determinados conocimientos y destrezas profesionales.

3) Mayor empleabilidad: se trata de una formación completada «en el mundo real, práctico». Ésta es una de las ventajas que obtienen los alumnos de FP Dual, destacó Fernando Rey, quien resaltó que también podrán contar con acceso a equipamientos y métodos del mundo laboral, lo que «incrementa la empleabilidad». Eso sí, asumió que «es un desafío».

4) Las empresas ahorrarán costes. Según el consejero, las empresas pueden encontrar en este sistema de formación y prácticas «muchas, muchas ventajas» y de ellas depende su implantación y éxito. «Tienen que dar el primer paso», señaló el Rey, pues tienen que lanzar la oferta con la demanda de alumnos que requieren. Y «pueden elegir a los mejores, lo que consideren que tienen mejor potencial». Además, con esta formación práctica más prolongada, las compañías «pueden ahorrar costes» de selección de personal, pues ya inculcan la cultura de empresa. «Es muy interesante para las empresas que estén pensando en ir sustituyendo a los trabajadores que se vayan jubilando», ya que «ayuda al proceso de relevo y apuesta por el empleo joven».

5) Prácticas remuneradas: Con este método las empresas sí tienen que pagar al menos 350 euros (la mitad del salario mínimo) a esos estudiantes de FP Dual en sus instalaciones. Aunque «no están obligadas a contratar» ni incluirlos parte de la plantilla «aumenta mucho la empleabilidad». Los alumnos pueden llegar a estar hasta ocho horas en el centro de trabajo, aunque como medida de «protección» para los estudiantes no está permitido que acudan en turno de noche. La empresa, recalcó el consejero, «jamás, jamás, jamás» puede «usar al alumno como mano de obra barata».

6) Sinergias con los centros de FP: el sistema también supone ventajas para los centros de FP, ya que «crea sinergias» y permite que el profesorado sepa y actualice lo que ocurre en el mercado laboral para el que forman a sus alumnos. «Es fundamental que conozca qué ocurre en las empresas», resaltó Rey. Además, la Consejería ya ha sacado una convocatoria de ayudas para los centros que consigan puestos para sus estudiantes.

Para poner en marcha el decreto Castilla y León se ha fijado en la autonomía con más alumnos en este plan, el País Vasco, con algo menos de mil. En Castilla y León, el pasado curso ya había 283 de los 40.000 en ciclos formativos con prácticas en 141 firmas. Con el nuevo marco, «razonablemente esperamos que haya un salto significativo» en el número de estudiantes ya desde el siguiente periodo académico. «Si no lo hay, es que algo estamos haciendo mal», asumió Rey, quien tras señalar que «no tenemos ni una previsión ni objetivo claro» sí apuntó que la meta inicial es «por lo menos doblar» (llegar a unos 600) la cifra en el periodo lectivo 2017-2018.