Luis Jaramillo - Punto de vista

Derrota del sentido común

«Lo que me parece especialmente inquietante es comprobar como no son pocas las familias de castellano y leoneses que están divididas, alejadas y caen en la incomunicación por la postura ante el desafío catalán»

Luis Jaramillo
Actualizado:

La preocupación por lo que sucede en Cataluña es general. Podemos estar cansados de tanto escuchar hablar del asunto, pero lo cierto es que la situación es muy grave porque está en juego la ruptura de la unidad de la nación, tal y como la conocemos, y una fisura social de incierto calado. En Castilla y León las declaraciones de las fuerzas políticas y sociales señalan la inquietud del momento, pero a mí lo que me parece especialmente inquietante es comprobar como no son pocas las familias de castellano y leoneses que están divididas, alejadas y caen en la incomunicación por la postura ante el desafío catalán. ¿Alguien se ha parado a pensar en las consecuencias reales de todo esto?

Cataluña fue tierra de acogida para muchos castellano y leoneses que encontraron en aquellas tierras el modo de vida o la formación para afrontar su futuro. Me sorprenden los testimonios de jóvenes de aquí que, en vez de ver la oportunidad de sumar, cierran filas con la independencia y no dudan en descalificar a su tierra por no compartirla. Tampoco comprendo el silencio de la gran mayoría que no comparte lo que está pasando y que sólo puedo interpretar por el miedo a la intolerancia institucional y callejera que impone una represión de mayor calado, desde luego, que la empleada por la Policía en la jornada del domingo.

Están en peligro mercados, sociedad, convivencia y normalidad en la calle. El asunto se ha ido de las manos y es el resultado de unos gobernantes iluminados y sectarios y un Gobierno central que lo ha consentido todo. Ojalá se acabe por imponer el sentido común y se reconduzca la situación a la convivencia y legalidad que nunca se deberían haber perdido.

Castilla y León y Cataluña han estado siempre cerca y creo que la situación ya no es esa. Es el triunfo de lo radical y la derrota del sentido común.

LUIS JARAMILLOLUIS JARAMILLO