El abogado de la menor a su llegada al juzgado
El abogado de la menor a su llegada al juzgado - ICAL
Caso Arandina

El cuarto jugador de la Arandina sostiene que «no vio nada extraño» en el piso

Declara ante el juez como testigo y asegura que permaneció en una habitación de la vivienda en la que se produjo la presunta agresión sexual a una menor de 15 años por parte de tres exfutbolistas del club

Actualizado:

El cuarto jugador de la Arandina Club de Fútbol sostuvo este viernes que «no vio nada extraño» en el piso donde la menor de Aranda denuncia la presunta agresión sexual por parte de tres exjugadores a pesar de que se encontraba en una habitación de la vivienda. Así lo aseguró el abogado de la asociación Clara Campoamor, Luis Antonio Calvo, que ejerce de la acusación popular, a la salida del Palacio de Justicia de la capital ribereña donde prestó declaración como testigo ante la juez que instruye el caso.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aranda de Duero (Burgos) retomó las declaraciones a testigos dentro de las diligencias abiertas tras la denuncia por agresión sexual supuestamente cometida contra una menor de 15 años por parte de tres exjugadores de la Arandina C.F., que se encuentran actualmente en prisión.

Así, este cuarto jugador de la Arandina, quien solicitó prestar declaración de forma voluntaria cuando el pasado 2 de enero dos menores presentaron ante la juez como prueba un vídeo musical grabado por la denunciante en el que aparecía este cuarto jugador junto a los tres denunciados en el piso donde supuestamente ocurrieron los hechos el día de autos, el 24 de noviembre de 2017, informa Ical.

A juicio del letrado de la acusación popular, este joven ha realizado una declaración «tal y como era de esperar después del tiempo transcurrido» en la que afirma que «no vio nada» y que «coincide en la estructura temporal con lo declarado por la niña pero que él no vio nada extraño». También relató que no acudió antes al juzgado porque «no pensaba que había sido ese día» y que lo sabe el mismo día que detienen (11 de diciembre) a sus compañeros de equipo. «No deja de ser sorprendente», afirmó Calvo.

Asimismo, el abogado de la acusación popular relató que «igual que contó la menor», este cuarto jugador «desaparece un tiempo que no está» ya que «se va a una habitación y se encierra en ella». «Se queda en la casa, porque se iba a quedar a dormir, pero en otra habitación; ocasionalmente lo podía hacer», dijo. «No escucha nada y se va allí él solo a jugar con el móvil y a peinarse y cuando sale, Lucía ya se había ido y no pasaba nada», apostilló.

Abogados de la defensa

Por su parte, los abogados del exjugador del club de fútbol arandino Víctor Rodríguez Ramos «Viti», Olga Navarro y Rafael Uriarte, sostienen que tras la declaración de este joven «la verdad no tiene más que un camino y la teoría de la fantasía esta dando sus brotes». «El cuarto jugador dice que allí no paso nada; ha dicho que no ocurrió absolutamente nada».

Además, se mostraron rotundos al afirmar que, según el testimonio del «único testigo presencial» se «desmonta completamente la versión de la denuncia de la niña». Según precisaron, «él coincidió el tiempo que estuvo en la casa con todos los demás y se marcharon todos juntos y no pasó nada ese día».

También explicaron que «no ha venido antes porque no concuerda lo que él oye del día de los hechos con lo que él vio cuando estuvo». Dicen que «no abandona la casa en ningún momento y no ve nada». «Él está en todo momento en la casa y sale con los cuatro de la casa al bar San Francisco. Se va a cambiar un momento pero es cuestión de unos cinco minutos, cambiarse un chándal por unos vaqueros», relataron y añadieron que «lo importante es que cuando sale de la habitación se encuentra la misma ubicación y situación de los chicos que cuando se va a la habitación; solo que ella se va cinco minutos después que él se va a cambiarse». Por ello, avanzaron que se va a solicitar la libertad para su defendido «de forma inmediata».

En la jornada de ese viernes también prestó declaración ante la juez que instruye el caso una menor amiga de la víctima que, según Olga Navarro, habría incidido en que durante los días siguientes a la presunta agresión sexual, la menor denunciante, estaba «contenta» y no se le habrían apreciado marcas en los brazos, como se aseguró en alguna ocasión.