Fiesta de la siega

A cosechar como antes

La localidad vallisoletana de Nava del Rey celebra su fiesta de la siega recordando cómo se hacían antaño las labores del campo

ValladolidActualizado:

«Los seres humanos creamos cultura. Nuestras formas de pensar, de sentir y de actuar, la lengua que hablamos, nuestras creencias, la comida y el arte son algunas expresiones de nuestra cultura. Este conjunto de saberes y experiencias se transmite de generación en generación por diferentes medios. Los niños aprenden de los adultos y los adultos de los ancianos. Aprenden de lo que oyen y de lo que leen; aprenden también de lo que ven y experimentan por si mismos en la convivencia cotidiana. Así se heredan las tradiciones». Así reza la tradición y costumbre de la siega.

Nava del Rey es el pueblo que lleva más de veinte años a sus espaldas con la tradición de la siega. Una fiesta que de alguna manera también es un homenaje a todas esas personas que desde que el sol salía hasta que se ponía pasaban los días con la espalda doblada, como diría el Mester «e quebraos de las costillas», segando nuestros campos castellanos.

El proyecto se puso en marcha en el 2010, coincidiendo siempre con el primer fin de semana del mes de agosto. Y a día de hoy se sigue conservando al 90 por ciento, tanto el folklore como la siega. Como la labores e siega de antaño, comienza pronto, con actividades desde las 8 hasta las 22 horas.

Todos los segadores se concentran desde primera hora de la mañana para realizar sus labores hasta que acaba el día, donde disfrutan de música tradicional castellana. Hace unos años en lugar de un concierto de música folk, se programaba el festival de folklore, unos años nacional, otros internacional, pero desde hace dos años decidieron hacerlo por separado para poder dedicar a cada fiesta la atención y el tiempo que se merecen.

Este es el octavo año que quieren mantener vivo el recuerdo de los antepasados e intentan inculcárselo a los más pequeños.