Agricultura

Las cooperativas agrarias aumentan de tamaño y elevan un 3,5% su facturación

Urcacyl destaca la «buena salud» del sector por su mayor profesionalización

El gerente de Urcacyl y el presidente de las Cajas Rurales de Castilla y León, ayer en León
El gerente de Urcacyl y el presidente de las Cajas Rurales de Castilla y León, ayer en León - Ical
J. M. AYALA Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Las cooperativas agrarias viven un buen momento y tienen un futuro prometedor, pese a algunas «amenazas». Es el diagnóstico que ofreció ayer en León el gerente de Urcacyl, Jerónimo Lozano, durante la presentación del V Congreso de Cooperativas Agrarias de Castilla y León, que reunirá entre el 19 y el 21 de octubre en el Auditorio «Ciudad de León» a más de 350 asociados de toda la Comunidad bajo el lema «Creamos valor compartido». Sin lanzar las campanas al vuelo, destacó la «gran heterogeneidad en cuanto a sectores y mercados» hasta el punto de haber conseguido aumentar su facturación un 3,5 por ciento el pasado año hasta llegar los 2.460 millones de euros.

En la actualidad, Castilla y León cuenta con unas 500 cooperativas agrarias, de las que la mayoría poseen carácter familiar, por lo que Lozano cuantificó en «180 o 200» las que permiten crear puestos de trabajo. Esta cifra de cooperativismo sitúa a Castilla y León a la par que Valencia y Cataluña y por detrás de Andalucía.

En cuanto a las personas pertenecientes al sector, Urcacyl calcula la existencia de unos 70.000 agricultores y ganaderos socios de cooperativas, aunque Lozano admitió que hay que tener en cuenta «que muchos de ellos pertenecen a más de una cooperativa». Asimismo, aseguró que aquellos agricultores que no pertenecen a ellas «viven a su sombra y las utilizan como sistema regulador de precios y mercado».

La tendencia, según Lozano, es un mayor dimensionamiento de las cooperativas como demuestra de que cuatro de las diez más grandes de España -Acor, Agrupal, Cobadu y Copese- están radicadas en Castilla y León, mientras que las de mayor tamaño «desaparecen» porque se tiende «a una mayor profesionalización, con gerencias, personal técnico, economistas, mayores inversiones,....».

Y es que los procesos de «colaboración e integración» no cesan. Si hace apenas unos días se celebraba la fusión de seis cooperativas de ovino para formar «la mayor de Europa en su campo», antes de fin de año se cerrará la unión de Páramo y Cocope en el sector cerealístico, además de que los acuerdos puntuales «son cada vez más habituales».

Para que este crecimiento continúe, Lozano consideró como positiva la reciente normativa sobre entidades asociativas agroalimentarias prioritarias aprobada por la Junta, cuyo sello lograrán los grupos que facturen más de 20 millones de euros y cuenten al menos con 500 socios. «Esta situación puede propiciar pactos para comercializar conjuntamente» porque el marchamo «supondrá ayudas para agricultores y ganaderos en el caso que de incorporen jóvenes y modernicen explotaciones».

Lozano destacó que «además de su importancia económica como empresas, las cooperativas también destacan por su carácter social, así como en la generación de empleo en el medio rural» con más de 2.000 puestos de trabajo directos.

En cuanto al futuro, «lo vemos con optimismo», aunque «siempre hay problemas que nos acechan». Entre ellos, citó la modificación en las Cortes de la Ley de Consumidores que impide el suministro de las gasolineras en las estaciones desatendidas «que daban servicio en el mundo rural». Pese a este pero, Lozano destaca que se están «fortaleciendo las relaciones con el mundo de la industria y la distribución» con encuentros previstos entre todos los integrantes de la cadena alimentaria «para intentar que cada uno puede llevarse una parte del valor y procurar que todos salgamos beneficiado dando a los consumidores los mejores precios y calidades», con lo que «evitar así la desaparición de subsectores», como ocurrió en su día con los lechos de Zamora.

El problema de la leche

Es la ganadería de vacuno la que preocupa especialmente ahora en Castilla y León y España. Al respecto, el gerente de Urcacyl destacó que fuera de Portugal y España «no se encuentras leche por debajo del euro» y que la gran mayoría de los países consumen el producto frescos, mientras que aquí se compra mucho más el elaborado, «lo que posibilita y facilita que llegue leche de otros lugares». Para Lozano, el consumidor «el consumidor debe ser consciente de que hay que compra leche de Castilla y León y no tiene que escandalizarse por pagar un poquito más porque tiene mayor calidad y permite proteger un sector fundamental para la Comunidad».

En cuanto al congreso, contará con 22 ponentes en nueve conferencias y tres mesas redondas en las que se debatirá el futuro y los retos del cooperativismo y será inaugurado el día 19 por el secretario general de la Consejería de Agricultura y Ganadería, Eduardo Cabanillas.

Además, está previsto que el presidente Juan Vicente Herrera asista al Congreso el jueves, mientras que la clausura correrá a cargo de la consejera de Agricultura, Milagros Marcos

Lozano agradeció la inestimable colaboración de las Cajas Rurales -su presidente, Nicanor Santos, también presentó el programa de actos- para la realización del mismo ya que «tenemos una relación muy estrecha entre su cooperativismo de crédito y el agrario porque somos familias hermanas». Un congreso que también ha sido posible gracias a los fondos donados para formación por la ya extinta cooperativa leonesa San Isidro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios