El conductor del autobús siniestrado en Tornadizos, durante el juicio
El conductor del autobús siniestrado en Tornadizos, durante el juicio - EFE
Tribunales

Condenan a tres años y dos meses de prisión el conductor del autobús del accidente de Tornadizos

El Juzgado de lo Penal le considera culpable de nueve delitos de homicidio por imprudencia grave, once delitos de lesiones por imprudencia grave y otros dos de lesiones por la misma causa

ÁvilaActualizado:

El Juzgado de lo Penal de Ávila ha condenado a tres años y dos meses de prisión al conductor del autobús, R.G.S., que sufrió un accidente de tráfico en la localidad abulense de Tornadizos en el que murieron nueve personas, según informaron hoy fuentes judiciales.

El tribunal, que le condena también a permanecer cuatro años y seis meses sin posibilidad de conducir, le considera culpable de nueve delitos de homicidio por imprudencia grave, once delitos de lesiones por imprudencia grave y otros dos de lesiones por la misma causa, informa Ical.

El juez, no obstante, entiende que en este caso concurre la circunstancia atenuante de dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, ya que la instrucción acabó en el año 2014 y el juicio tardó tres años en celebrarse, pues comenzó el pasado 12 de junio en el Juzgado de lo Penal de Ávila.

Por lo que respecta a la responsabilidad civil, el fallo establece que el acusado y la compañía aseguradora MM Globalis y Mutua Madrileña debe indemnizar de manera directa, conjunta y solidaria a tres de los heridos en el accidente por cantidades de 6.352,50 euros en el caso de M.M.S; 4.918,54 euros para C.P.H., y 78.112,06 euros para J.M.G.N.

Además, la Compañía Europea de Viajeros (CEVESA), titular del autobús siniestrado, deberá indemnizar de forma subsidiaria también esas tres personas heridas, mientras que se absuelve de cualquier responsabilidad civil a la Junta de Castilla y León.

Durante el juicio, la Fiscalía solicitó cuatro años de prisión y cinco de privación del carné de conducir por nueve delitos de homicidio por imprudencia grave y trece de lesiones, mientras que la defensa solicita su libre absolución. Entonces, el conductor aseguró que no tenía «conciencia» de haberse quedado dormido al volante del vehículo cuando se produjo el siniestro que costó la vida a nueve personas.

En la primera sesión del juicio por este accidente, en el que también resultaron heridas 22 personas, el conductor del autocar señaló que lo que recuerda es que después del siniestro lamentó que él quedara vivo: «Creo que hice lo que pude y lo más rápido posible».

Contra la sentencia cabe recurso de apelación en el plazo de diez días a partir del siguiente a la notificación de la misma a las partes.