El ya exalcalde de Pajares de la Laguna (Salamanca) Juan Antonio Benito de Dios
El ya exalcalde de Pajares de la Laguna (Salamanca) Juan Antonio Benito de Dios - ICAL
Tribunales

Compromís denuncia por no cambiar el nombre de una calle al pueblo del alcalde que insultó al Senado

Lleva ante la Fiscalía a otros seis pueblos de España por negarse a retirar el nombre de calles relacionadas con el franquismo

MadridActualizado:

El senador de Compromís Carles Mulet prosigue su campaña para que los ayuntamientos cumplan con la Ley de Memoria Histórica y ahora ha decidido denunciar a la Fiscalía varios municipios por haberse negado a cambiar las denominaciones de calles relacionadas con el franquismo. Entre ellos se encuentra Pajares de la Laguna (Salamanca), cuyo ya exalcalde envió una carta al Senado en la que llamó «mamporrero» a su presidente, Pío García-Escudero.

Además, ha llevado ante la Fiscalía a otros dos pueblos de Castilla y León: Rionegro del Puente (Zamora) y Tórtoles (Ávila). También ha hecho lo mismo con otros cuatro del resto de España: Ocaña (Toledo), Serratella (Castellón), La Roda (Albacete), Navalmoral de la Mata (Cáceres).

En el caso de la localidad salmantina, Mulet repite denuncia, ya que también llevó a los tribunales a su ya exalcalde, Juan Antonio Benito de Dios, quien llamó «mamporrero» de Compromís al presidente del Senado, Pío García-Escudero, y acusó al senador de pertenecer «a una pandilla de, salvo excepciones, vagos y maleantes, violentos y antisistema, delincuentes y matones, proterroristas y antidemócratas».

Fue en respuesta a un requerimiento del Senado promovido por Mulet para que cambiara el nombre de una calle del pueblo y le valió también la denuncia de la propia Cámara Alta, informa Efe.

Benito ya ha dimitido del cargo, pero el senador Mulet vuelve ahora a denunciar al consistorio salmantino por no haber suprimido la denominación de una vía pública bautizada con el nombre de un gobernador civil franquista.

Son más de 2.000 los requerimientos que Carles Mulet ha hecho llegar a los consistorios en cuyos callejeros ha hallado nombres no acordes con la Ley de Memoria Histórica, tal y como aparece en los datos del catastro o del Instituto Nacional de Estadística (INE).