Sociedad

Castilla y León y Madrid reclamarán a Fomento la «revitalización» del tren Madrid-Aranda de Duero

El nuevo convenio entre las dos comunidades para el transporte de Ávila y Segovia entrará en vigor de forma «inmediata»

ABC.ES Burgos - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Los gobiernos de Castilla y León y de Madrid trasladarán una petición formal al Ministerio de Fomento para lograr la «revitalización» de la línea ferroviaria Madrid-Aranda de Duero (Burgos) para mercancías, paralizada desde hace cinco años, según informó la Junta en un comunicado.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el titular de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, se reunieron este miércoles en Madrid para tratar asuntos comunes de sus departamentos, como la línea de ferrocarril de mercancías Madrid-Aranda de Duero y la renovación del convenio de transporte entre Ávila, Segovia y Madrid.

Ambos consejeros coincidieron en la conveniencia de poner a punto la infraestructura ferroviaria entre Madrid y Aranda de Duero (Burgos), de titularidad estatal, sobre la que puedan realizarse fundamentalmente circulaciones de mercancías, para aliviar este tráfico que ahora soporta la carretera N-I. Así, acordaron trasladar al Ministerio de Fomento y al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) el interés de ambas comunidades por recuperar esta línea.

También decidieron mantener conversaciones con las respectivas patronales para pulsar su opinión, en respuesta a las reivindicaciones que ha venido planteando la Plataforma para la reapertura del ferrocarril Madrid-Aranda-Burgos.

Esta línea permanece cerrada en su tramo entre Aranda y Madrid desde el año 2011 debido a un derrumbamiento en el denominado túnel de Robregordo, en Somosierra, en el que quedó atrapada una maquinaria de conservación de vía.

Por lo que se refiere al tramo entre Aranda y Burgos, la línea está operativa y recibiendo circulaciones diarias de material siderúrgico procedente del puerto de Pasajes y con destino a las empresas ubicadas en el polígono de PradoMarina, al que acceden por una derivación particular, cuya construcción fue subvencionada por la Junta de Castilla y León con un importe de 3,5 millones de euros.

El inicio de las circulaciones entre Aranda y Burgos ha reavivado el interés tanto de los municipios de la Ribera, en Burgos, como de los municipios del norte de la provincia de Madrid para que se efectúen las obras necesarias en el tramo que se encuentra actualmente cerrado al tráfico con el fin de que puedan circular tanto trenes de mercancías como trenes de viajeros, vinculados en este último caso a proyectos de carácter turístico.

Apoyo conjunto

El pasado mes de julio, el alcalde de Burgos, Javier Lacalle, y la alcaldesa de Aranda de Duero, Raquel González, junto con empresarios burgaleses, se reunieron en la sede de la CEOE con empresarios madrileños, encabezados por su presidente Juan Pablo Lázaro, con el ánimo de mostrar la unión en favor del ferrocarril directo Madrid-Burgos.

En el encuentro se planteó que, una vez constituido el nuevo Gobierno, se inicien las conversaciones con los responsables del Ministerio de Fomento, por parte de las instituciones y del ámbito empresarial, al objeto de avanzar en la reapertura de la circulación de mercancías ferroviarias Burgos en dirección a Madrid por Aranda de Duero y analizar la forma de explotación de la misma. Este impulso supondría una inversión de aproximadamente entre once y 14 millones de euros, según un estudio realizado por el propio Ministerio recientemente.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios