Cultura

Carlos Saura teme que el cine español «se pueda morir»

El cineasta oscense cree que la cultura debería tener colaboración y que el IVA cultural tendría que descender

El cineasta Carlos Saura durante la inauguración de la muestra fotográfica
El cineasta Carlos Saura durante la inauguración de la muestra fotográfica - ICAL
ABC.ES Zamora - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

El cineasta Carlos Saura afirmó hoy en Zamora que el cine español «se puede morir poco a poco» mientras la cultura «no tenga colaboración» y se mantenga el IVA cultural, y puso de manifiesto el poder que despliegan las cadenas televisivas para «decidir a qué películas hay que ayudar y a cuáles no».

En este sentido, Saura aseguró no haber visto «a ningún dirigente político hablar de cultura para nada» y expresó su sorpresa al respecto. «En China, Japón, Estados Unidos y cualquier país se conoce al Real Madrid, al Barcelona y, a veces, que hay un turismo que está muy bien, pero todo el mundo conoce a Picasso, Miró, Gaudí, Goya, Velázquez, Cervantes, Buñuel…», enumeró. «La impronta que deja este país es un poso cultural. Nadie sabe nada de la historia política de España y lo que queda son estas personas fantásticas que han dejado una marca en la cultura española», rubricó.

El cineasta aragonés lamentó que «no haya productores» como Elías Querejeta o Andrés Vicente Gómez y consideró que «estamos en terreno de nadie», de manera que los proyectos «están que pueden salir o no» y apostilló: «El cine español está enfermo, en mi opinión».

Carlos Saura hizo estas declaraciones en el Ayuntamiento de Zamora durante la presentación de la exposición fotográfica «Carlos Saura. España. Años 50», que puede verse desde este jueves y hasta el próximo día 30 de octubre en el Palacio de La Alhóndiga.

La muestra reúne 60 fotografías seleccionadas de un total de 96 que Saura tomó con una de las primeras cámaras Leica M3 que llegaron a España y con una Praktica en un recorrido por España que le llevó por Madrid, Andalucía, Extremadura y las dos Castillas de entonces, incluida una serie realizada en la comarca zamorana de Sanabria. «En 1950, cuando pensaba en ser fotógrafo profesional, mi idea era hacer un libro sobre la España olvidada de los pueblos y de las zonas limítrofes. De ahí surgió esta exposición, después de tantos años. La intención era que tuvieran las fotos un sentido correlativo y se quedó en agua de borrajas porque me dediqué al cine», explicó, en alusión al documental «Cuenca», que realizó en 1956, y a su primer largometraje, «Los golfos», de 1959. «Este libro del que parte la exposición es una vuelta al pasado, a una España que espero que ya no exista porque en esas zonas era realmente medieval, como se ve en las fotografías. Seguro que todo ha cambiado porque ahora España es totalmente diferente», aseguró.

Carlos Saura, quien reconoció que «nunca» regresó después a Zamora aunque llegó recientemente hasta Toro, adquirió el compromiso de volver «como turista» a disfrutar de la provincia.

La exposición ya ha pasado por Bayonne (Francia), de febrero a abril de 2016, y por Segovia. Tras recalar en Zamora, su próximo destino será Alcalá de Henares (Madrid), según detalló la comisaria de la muestra, Olivia María Rubio, quien asistió a la presentación, al igual que la actriz, y ayudante de dirección en la última película de Saura e hija menor del cineasta, Anna Saura.

En la presentación también participaron el teniente de alcalde de Zamora, Antidio Fagúndez, y el responsable de Comunicación y Marketing de Caja Rural de Zamora, Narciso Prieto. La muestra cuenta también con la colaboración de el Club La Opinión-El Correo de Zamora y de La Fábrica. «Es una obra que representa perfectamente la España del siglo pasado y la provincia a través de la comarca de Sanabria. Habla de la pobreza la miseria, la posguerra y la crueldad de la Dictadura y de la década de 1950. Una Zamora gobernada por una dictadura cruel, que decidía lo que era moral o inmoral», comentó Fagúndez. «Demuestra que la cultura y el arte nunca están reñidas con el compromiso con los más desfavorecidos», anotó.

Por su parte, Narciso Prieto auguró un «gran éxito» a la exposición e incidió en la intención de la cooperativa de crédito y de la Fundación Caja Rural de Zamora de «apoyar al mundo rural y a nuestra provincia en especial».

Política

Carlos Saura, quien llamó amistosamente «sosos» a los periodistas, retándoles a que formularan más preguntas, reconoció a Ical tener «un componente anarquista» y consideró que España «va estupendamente sin necesidad de que nadie la gobierne», en alusión a la situación de bloqueo político del último año. «De gobernar alguien, tendría que gobernar este país alguien que no perteneciera a ningún partido político, una persona vital que no tuviera componenda con ningún partido», señaló. «Es una utopía. El país funciona bien. No veo que haya una diferencia muy grande», concluyó.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios