Youtube

Una camiseta pasa por siete países con muchos casos de explotación infantil antes de venderse en la UE

Ehsan Ullah Khan, un veterano luchador contra la esclavitud en su país, Pakistán, presenta la plataforma DIGNItex, que trabaja para promover unas condiciones de trabajo dignas en el sector textil mundial

ValladolidActualizado:

El algodón de una de las camisetas que llega a cada día para su venta en la UE se recoge en Etiopía, la tela se elabora en Pakistán, se cose en China y los botones se ponen en Hong-Kong, en un camino que la lleva hasta por siete países con muchos casos de explotación infantil y muchas marcas implicadas.

La realidad laboral que esconde una sencilla camiseta la ha detallado este sábado a los medios de comunicación Ehsan Ullah Khan, un veterano luchador contra la esclavitud en su país, Pakistán, motivo por el cual lleva muchos años exiliado en Suecia, que ha arropado en Valladolid la presentación de la plataforma DIGNItex, que trabaja para promover unas condiciones de trabajo dignas en el sector textil mundial, informa Efe.

La plataforma está recogiendo firmas por toda España e impulsa una campaña para exigir a la Comisión Europea que haga efectiva la petición del Parlamento Europeo y ponga en marcha lo antes posible una legislación vinculante que garantice los derechos humanos en la cadena de producción del textil.

Se trata, según ha detallado el portavoz de la Plataforma Juan Sabín a los medios en Valladolid, de que haya una legislación vinculante que obligue a un control sobre toda la cadena de producción textil para garantizar que se cumplen los derechos humanos y no hay explotación infantil, a la manera de la que ya opera en la UE para los conocidos como «diamantes de sangre».

El activista Ullah Khan es conocido especialmente por la campaña para liberar a Iqbal Masih, el pequeño pakistaní que trabajó desde los cuatro años en una fábrica de alfombras, de donde se fugó y luchó contra la esclavitud, y fue asesinado a los doce años el 16 de abril de 1995.

Esa fecha marcha actualmente el Día Mundial contra la Esclavitud y este año ha llevado a Ullah Khan a la Universidad de Salamanca, según ha explicado, para exponer su trabajo contra la esclavitud de los niños.

El problema se da especialmente en el Sur de Asia, esto es la India, Pakistán y Bangladesh, y hay niños que con tres años ya trabajan en la industria textil, ha detallado el activista pakistaní. Tanto él como el portavoz de DIGNItex han observado que se trata de una cuestión que nace de un proceso de deslocalización grave de grandes marcas textiles y ante el que es importante que «los consumidores» alcen la «voz», «no consintiendo que las empresas no tengan un control sobre la garantía de que se cumplen los derechos humanos en toda su cadena de producción».