Uno de cada tres jóvenes considera «inevitable» que exista algún tipo de control sobre su pareja

La autoridades advierten de que la «normalización» de esas situaciones «puede llevar a la justificación o aceptación de relaciones nocivas»

ValladolidActualizado:

Uno de cada tres jóvenes considera «inevitable» o «aceptable» ejercer un control sobre su pareja. De esta forma, ven con «normalidad» impedirle «ver a su familia o amistades, no permitirle que trabaje o estudie, controlar sus horarios o decir qué puede y qué no puede hacer». Unas conductas ante las cuales las autoridades y fuerzas de seguridad asisten con «asombro» en pleno siglo XXI y en una nuevas generaciones a las que se presupone haber crecido en un marco de igualdad.

Los datos, procedentes de estudios de la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género, han sido puestos de manifiesto esta mañana ante cientos de profesores, directores y orientadores de colegios de Valladolid, citados a la jornada «Prevención de la violencia de género en la adolescencia desde las aulas», en la que se ha analizado el «papel fundamental» que tiene la educación en la prevención y detección de la violencia de género. Para abordar mejor la situación se les han dado pautas sobre cómo proceder ante un caso que haga acto de presencia en el entorno escolar, recogidas en una guía didáctica elaborada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Ante los docentes, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Maria José Salgueiro, quiso poner el acento en la «violencia del control» que está «exageradamente presente en las mujeres de 16 a 19 años», porque esa «tolerancia a determinadas conductas» de su pareja «son las primeras señales de una situación de violencia de género». La «normalización» de esas situaciones «puede llevar a la justificación o aceptación de relaciones nocivas», ha señalado.