Luis Jaramillo - Punto de vista

Asignatura siempre pendiente

«Un vistazo al proyecto de las cuentas en materia de carreteras para Castilla y León lleva a la frustración»

Luis Jaramillo
Actualizado:

Son muchos los que señalan que los PGE 2018 están confeccionados para obtener el visto bueno de Ciudadanos y PNV, porque atienden sus demandas y poco o muy poco se abordan las necesidades reales de los territorios. Coinciden muchas voces autorizadas en esta afirmación y no pongo en duda que hacer un presupuesto es lograr la cuadratura del círculo. Si además no se cuenta con los apoyos necesarios para sacarlos adelante, la tarea de encaje es titánica.

Pero una cosa es esa realidad y otra muy diferente que se nos trate de hacer ver que lo negro es blanco y que el agua es vino. Un vistazo al proyecto de las cuentas en materia de carreteras para Castilla y León lleva a la frustración. Una vez mas vuelve a ser esgrimido el argumento de que para qué presupuestar más dinero si no se va a poder gastar, tratando de justificar así unos plazos para las obras públicas que en nuestra tierra se eternizan y generan todavía más pesimismo del que ya acumulamos. Si «peinamos» los presupuestos en carreteras, la realidad es que sólo se consignan 141 millones para obras nuevas, pero a la vista de las cantidades asignadas, solo la Burgos- Aguilar y algunos tramos de la A-11 en Soria, tienen obra real, porque el resto son cantidades testimoniales que harán imposible ver una máquina trabajando sobre el terreno.

Que las obras necesitan plazos y hay que cumplirlos es un hecho, que aquí en Castilla y León se eternizan hasta límites desesperantes es una triste realidad que los presupuestos que se presentan para este año constata. Cómo será la cosa, que hasta en las administraciones gobernadas por el PP no ocultan su disgusto y ya anuncian que tratarán de lavar la cara a lo proyectado vía enmiendas. Veremos en que queda la cosa.

Luis JaramilloLuis Jaramillo