SOCIEDAD

Antitaurinos intentarán boicotear el Toro Jubilo de Medinaceli

La localidad soriana celebra este sábado el festejo tradicional, puesto en el punto de mira de las asociaciones que piden su «abolición»

Celebración del Toro Jubilo en Medinaceli (Soria)
Celebración del Toro Jubilo en Medinaceli (Soria) - ICAL
ISABEL JIMENO Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

«Conseguimos abolir el Toro de la Vega y ahora es el turno del Toro de Jubilo». Así reza uno de los múltiples eventos creados en las redes sociales por los colectivos antitaurinos que este sábado se han citado en la localidad soriana de Medinaceli para intentar impedir que se celebre esta centenaria tradición del toro de fuego. La prohibición al Toro de la Vega de Tordesillas (Valladolid) que supuso de facto la orden a la Junta de Castilla y León impidiendo la muerte de reses en público en espectáculos taurinos populares es el clavo al que se agarran los antitaurinos para poner las miras en Medinaceli.

Oficialmente no han comunicado ante la Subdelegación del Gobierno de Soria su presencia, pero, por sus movimientos en las redes sociales e intenciones apuntadas, se espera que intenten boicotearlo. Llevan meses anunciando que el Toro Jubilo era su «próximo objetivo». El movimiento «Okupa Tordesillas» es uno de los gérmenes e hilos por los que se mueven, aunque a través de grupos cerrados para intentar evitar e n la medida de lo posible dar a conocer sus intenciones. Aunque algunos comentarios son esclarecedores.

Concentraciones

«Quien quiera unirse a venir a Medinaceli (por su puesto no es una mani legal –reconocen sin tapujos– que se apunte a los viajes que se organizan en coche», se puede ver en uno de los comentarios públicos, similar a otros. Esta vez, y para intentar burlar los controles de la Guardia Civil dada su intención de intentar boicotear el acto y concentrarse sin autorización, optan por los vehículos particulares, pues un «autobús lleno de antitaurinos daría el cantazo», asumen. También hay rutas de autocar desde diferentes puntos de España y asociaciones europeas que han llamado a la movilización.

La Plaza Mayor de la villa ducal se convierte en coso desde hace siglos
La Plaza Mayor de la villa ducal se convierte en coso desde hace siglos- ICAL

También desde el pueblo y las organizaciones favorables al acto hay movimientos de apoyo. Hay comunicación de dos concentraciones, incluso horas antes del festejo, previsto para las 23.30 horas. A las 18.00, la Asociación Toro Jubilo, la Asociación de Peñas Taurinas de Soria y la Asociación Encierros de Soria saldrán a la calle en defensa de las tradiciones, la democracia, la libertad y la tauromaquia. Contarán también con el apoyo de unas 40 personas llegadas desde Tordesillas, cuyo Ayuntamiento ha fletado un autobús gratuito para asistir a ver el festejo y devolver el apoyo que Medinaceli les brindó cuando ellos salieron a la calle para protestar por la prohibición del Toro de la Vega, este año reconvertido en un «desencierro» sin muerte del astado.

En Medinaceli sienten que se ataca a algo más que al festejo taurino. Va directamente, contra su «tradición». «Es algo propio del pueblo, que lo vive e intenta defender a toda costa», señala el alcalde de la villa ducal, Felipe Utrilla, quien asegura que ante hechos así los vecinos «se unen más para defenderlo». «Te están robando algo tuyo», clama el regidor en defensa de una tradición con «más de dos mil años de historia».

El Archivo de los Duques de Medinaceli recoge la primera cita que se conserva, del 29 de septiembre de 1559, cuando fue testigo del rito desde el balcón del Palacio Ducal el rey Felipe II y su tercer esposa, Isabel de Valoir, con la que acaba de contraer matrimonio. Tiempo atrás se festejaba varias veces al año, aunque desde finales del siglo XVIII o principios del XIX se fijó su celebración en la noche del 13 de noviembre. Ahora, este rito declarado por la Junta de Castilla yLeón en 2002 Espectáculo Taurino Tradicional de Interés Turístico Regional, tiene lugar en la noche del sábado más próxima a esa fecha, cuando en Medinaceli se celebran las fiestas de los Santos Mártires.

El único toro de fuego que existe en Castilla y León sigue el ritual tradicional. En su cornamenta se coloca un asta metálica (gamella o astilla) con dos grandes bolas de pez, elaboradas con estopa, aguarrás y azufre, encendidas antes de liberar al astado. Su cuerpo, cubierto de barro para evitar quemaduras. Hasta que se consuman las bolas, los mozos pueden retar al animal en el interior del coso en que se convierte la Plaza Mayor. Cinco hogueras, una por cada santo mártir, iluminan el espacio y sirven de burladero.

Los antitaurinos denuncian el «maltrato» que sufre el animal. Y con el objetivo de que no se celebre, al grito de «Este año vamos a por todas!!!» y «No pararemos hasta la abolición» intentarán impedir que se prendan las bolas de «Mancheguito», el morlaco protagonista del festejo. Desde Pacma (Partido Animalista) ya han avanzado que denunciarán al Ayuntamiento y a la Junta de Castilla y León. Su objetivo, reconocen, es parar el Toro Jubilo una vez puesto freno al Toro de la Vega, pues, aseguran, se somete a la res a un «estrés horrible, pánico y dolor».

Dispositivo de seguridad

Para velar por la seguridad de todos, la Guardia Civil ha preparado un dispositivo «proporcional a lo que se espera» del que forman parte efectivos de Soria y llegados de otros puntos. La Unidad de Intervención Rápida, el GRS o los equipos cinológicos estarán desplegados en esta localidad de unos 900 habitantes «para que no haya altercados».

Un antitaurino fue detenido en 2015 por golpear a un guardia civil
Un antitaurino fue detenido en 2015 por golpear a un guardia civil- ICAL

En el pueblo esperan «por desgracia, lo inesperado». «Algo, pero no sabemos el qué», reconoce el alcalde, quien cree que la prohibición del Torneo del Toro de la Vega de Tordesillas ha «dado un poco de oxígeno» a los antitaurinos. «Ellos han ganado», reconoce Felipe Utrilla, con cierta incertidumbre sobre cómo puede verse afectado su festejo en el futuro.

El año pasado, fue detenido un antitaurino por propinarle un cabezazo a un agente. Hace dos, el festejo empezó casi dos horas tarde. Esta vez, el Ayuntamiento aguarda con incertidumbre cómo puede afectar la modificación de la ordenanza que rige el festejo aprobada en diciembre de 2015. En ella se contemplan tres tipos de infracciones, que pueden llegar hasta los 9.000 euros de multa para las muy graves. Así son considerados, por ejemplo, lanzar objetos al animal, interrumpir las labores de protección del toro, impedir el festejo o cualquier actitud que suponga un riesgo para la integridad de las personas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios