Sáez, junto a miembros del Observatorio al que ayer se incorporó a la Policía Nacional y la Guardia Civil
Sáez, junto a miembros del Observatorio al que ayer se incorporó a la Policía Nacional y la Guardia Civil - EFE
Sanidad

Las agresiones a sanitarios crecen un 22 por ciento, con El Bierzo a la cabeza

Hasta el tercer trimestre se han registrado en la región 381 incidentes, con 463 profesionales afectados

ValladolidActualizado:

Las agresiones a trabajadores de los centros sanitarios públicos de Castilla y León se han incrementado hasta el 30 de septiembre un 22 por ciento, con 381 incidentes y 463 profesionales afectados. Estos datos fueron analizados ayer por la sección de agresiones del Observatorio único de la Comunidad, en el que, por primera vez, se incorporaron responsables de la Policía nacional y de la Guardia Civil en la Comunidad. El objetivo, según dijo el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, que presidió el encuentro, es que se constituyan en un cauce de comunicación entre los cuerpos sanitarios y los responsables del centro encargados de coordinar y ejecutar las actuaciones derivadas de manifestaciones violentas o intimidatorias al personal.

Sáez Aguado reconoció que en los nueve primeros meses del año se ha producido un aumento de agresiones, un hecho que explicó en que hay un mayor registro de estos hechos pero, también, en que hay un mayor número de incidencias. De los 463 agredidos, 397 fueron mujeres (el 85%) y el resto hombres. Por categorías profesionales, 175 fueron médicos; 150, enfermeros; 78, técnicos auxiliares de enfermería; 14 celadores y, 46 pertenecen a otros grupos de personal.

El aumento en el número de incidentes se ha producido en todas las provincias o zonas de salud, salvo en Ávila y Zamora, donde se ha reducido. Sin embargo, los mayores incrementos se han registrado en El Bierzo, Soria y los servicios de emergencias. Precisamente, en la citada comarca leonesa es donde ha habido más movilizaciones en los últimos meses por la falta de médicos especialistas y por el aumento de las listas de espera. No obstante, el consejero de Sanidad quiso restar importancia a este hecho y recordó que su departamento ha adquirido una serie de compromisos con la plataforma por una sanidad pública que va cumpliendo. Insistió, además, en que los estudios externos reflejan que el nivel de satisfacción de los usuarios de Castilla y León es bueno. Además, indicó, los datos de la organización médica colegial reflejan que en 2016 la tasa de agresiones a médicos por cada mil colegiados estaba en el conjunto nacional en 2,02, mientras que en Castilla y León está en 1,18.

En cualquier caso, según los datos del Observatorio que se dieron a conocer, sólo 99 agresiones, el 16 por ciento, son físicas, mientras que el resto son verbales o psicológicas, aunque no por ello «hay que minimizar el problema», indicó Sáez. De estas, 55 se produjeron en las unidades de psiquiatría, cinco en urgencias, seis en medicina interna, cuatro en consultas hospitalarias especializadas, una en un domicilio particular, dos en la vía pública y 26 en otros lugares.

En cuanto a las causas de las agresiones, según indicaron los profesionales al hacer la denuncia, en un 32 por ciento de los casos se debe a la disconformidad del paciente con la asistencia recibida; un 21 tiene su origen en supuestos trastornos psicológicos del enfermo; en un 13%, por los tiempos de espera, y en un siete por el alcoholismo o la drogadicción del agresor. Del total de profesionales agredidos, 273 sufrieron las reacciones violentas en los hospitales y 184 en centros de Atención Primaria.

Sobre los procedimientos judiciales, según informó la directora general de Profesionales, Concha Nafría, en lo que va de año se han producido 42 denuncias en los tribunales, dos más que el año pasado por estas mismas fechas, y se han abierto 39 expedientes sancionadores. Además, desde marzo se han dictado once sentencias condenatorias, que hacen un total de 187 desde 2015, 54 de ellas por un delito por atentar contra un funcionario.

Con el fin de conocer el comportamiento de los profesionales ante el problema de las agresiones, la Gerencia Regional de Salud remitió una encuesta a 2.346 sanitarios, que fue contestada por 2.177. De ellos, el 66,8 respondió que nunca había sufrido una agresión, mientras que el 29,8 dijo que en alguna ocasión.

Un 23% no registra el caso

Se detectó, además, que un número importante de sanitarios no comunican ni registra la agresión, si bien, el porcentaje de los que sí la declaran se ha incrementado de manera notable en los últimos años. Así, en Atención Primaria, un 23% no había informado de la agresión, mientras que en el año 2011 este porcentaje se elevaba hasta el 77. Las razones por las que no se registran los incidentes son, en un 32% por considerar que no sirve para nada; en un 30, porque no lo consideran importante, y en un 20 por no conocer el procedimiento.

Además, la encuesta también refleja que el 61,2 % de los agresores fueron hombres, frente a un 38,8 de mujeres, y que en un 52,6 fue el propio paciente el que realizó la agresión, mientras que en un 42,2 el agresor fue el acompañante. De esta forma, los datos de esta encuesta ponen de manifiesto que se producen más incidentes que los que se registran, que en los últimos años ha mejorado la inclusión en el registro y que, a pesar de todo, una parte de los profesionales no declaran los incidentes.