Manuel Moreno

Felipe Martín, como una ola

Uno de los históricos de la radio en Talavera de la Reina fallece a los 68 años

Manuel Moreno
Actualizado:

Conseguí reprimirme unas ganas locas de escribir algunas palabras de reconocimiento cuando, a primeros de este mes, falleció Jesús Javier Rodríguez Gallardo, mi querido y admirado JJ aunque él no lo supiera. Logré controlar el impulso sobre las teclas para recordar viejos tiempos, como en las batallitas del abuelo; recordar aquella voz aterciopelada -por lo menos a mí me lo parecía- que Jota tenía cuando te contaba algo por el micrófono de Onda Cero en Talavera de la Reina o al teléfono. Es verdad que llevaba muchos años sin tener relación directa con Jesús Javier, pero eso da igual. Cuando me enteré de su muerte, los recuerdos se agolparon en mi mente.

Me ha sucedido lo mismo cuando, desde la distancia, me he enterado de la muerte de Felipe Martín Robledo este lunes a los 68 años. De repente, la voz profunda de Felipe, el de Alcaudete de la Jara, se ha repetido en mi memoria, como una antigua cinta de casete.

Le conocí cuando yo era un chavalín que comenzaba como juntaletras en La Voz del Tajo. Recuerdo vagamente que la primera vez que hablé con Felipe Martín pudo haber sido gracias a una encuesta en la que yo participé, a pie de un colegio electoral, para Radio Nacional de España en Talavera con motivo de unos comicios nacionales, autonómicos y/o municipales; lo siento, no me acuerdo.

Lo que sí se me viene a la cabeza es la ilusión de un adolescente de 15 ó 16 años por intercambiar cuatro palabras con don Felipe, del que siempre me llamó la atención el arte que tenía para arropar sus orejas con ese pelo liso y oscuro. Sinceramente, tenía un pelazo (esta frase de cuatro palabras no es mía, es de mi compañero Juan Antonio Pérez al ver la fotografía de Felipe entrevistando a Rocío Jurado).

Creo que aquella misma ilusión de hace más de 30 años volvió a recorrerme el cuerpo hace unas semanas cuando, en un reportaje en televisión sobre Radio Juventud de Talavera de la Reina, vi de nuevo a Felipe Martín. Di un respingo en el sofá de mi casa y le conté a mi mujer que yo conocía a ese tipo, y a Isabel Alcojor, y a Felipe Pulido, el jefe, y a Eugenio Fernández, y a un técnico del que nunca me acuerdo de su nombre..., ¡joder, vaya tropa!

Felipe se ha ido con Jesús Javier, con lo que la radio en Talavera se ha quedado un poco más afónica. Pero que no decaiga la ilusión. ¡Ánimo, chic@s de las ondas en mi querida Ciudad de la Cerámica! ¡Que no decaiga la fiesta frente al micrófono!, ¿vale?

Manuel MorenoManuel Moreno