España

Roban a otro vecino de Nambroca el coche a la puerta de su casa

Se suma al robo de un todoterreno Mitsubishi Montero y un BMW 530 a un mismo propietario hace una semana

Vehículo Seat León robado en Nambroca
Vehículo Seat León robado en Nambroca
M. CEBRIÁN Toledo - Actualizado: Guardado en:

Cuando Javier se despertó este lunes en su casa de Nambroca, a las 4.15 horas, para ir a su puesto de trabajo en el Polígono industrial de Toledo, lo último que se esperaba era descubrir que le habían robado el coche junto a su vivienda.

Después de ducharse y desayunar, abrió a las 4.45 horas la puerta de su casa, un chalé pareado en la calle Vientos del Pueblo de una urbanización de Nambroca. Pero no encontró su coche en frente de su vivienda, donde solía aparcarlo. «Yo no he escuchado nada durante toda la noche y no tengo ni idea de quién y por qué puede habérselo llevado», respondió Javier a las preguntas de ABC.

El vehículo es un Seat León del año 2004 con matrícula 2713 DHD, que se suma, al menos, al robo de un todoterreno Mitsubishi Montero y un turismo BMW 530 que fueron robados a un mismo propietario en el residencial «Los Altos» de esta localidad, tal y como informó este diario la semana pasada.

Teniendo en cuenta la oleda de robos que Nambroca está sufriendo desde hace semanas, a Javier tampoco le ha pillado por sorpresa. Y es que en las urbanizaciones de este municipio, con una población de 4.500 personas censadas y situado a muy pocos kilómetros de Toledo, los vecinos están temerosos de que algún día sean las próximas víctimas. De hecho, ya son varios los robos de vehículos y viviendas registrados en las últimas semanas.

Robos en negocios

De estos hechos tampoco se libran las empresas de la localidad toledana, ya que este mismo mes, en el taller mecánico «Nambrocar», hubo la sustracción de los cuatro neumáticos con sus llantas de un Audi A6, que estaba aparcado en un cercado aledaño al negocio, cuenta uno de los encargados a ABC.

Javier, la última víctima de esta oleada de robos este lunes, llamó a la Guardia Civil, dio una vuelta por el pueblo para ver si encontraban el vehículo y acabó denunciando los hechos en el cuartel de la Benemérita en la localidad próxima de Mora, puesto encargado de la seguridad en Nambroca.

Una de las principales quejas de los nambroqueños es que en el municipio solo hay dos policías locales y la presencia de agentes de la Guardia Civil es escasa, a pesar de que esta serie de sucesos tienen a Nambroca en jaque. Por eso, los vecinos siguen insistiendo en que se incremente la seguridad y vigilancia en el pueblo.

De momento, los propietarios de estos vehículos siguen sin conocer el paradero de los mismos y esperan una respuesta rápida. Al menos, Javier pudo llegar a su puesto de trabajo gracias al coche de un compañero. Ojalá este sea el último caso.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios