Villaseca organiza cada año el «Alfarero de Oro», uno de los principales certamenes del escalafón menor
Villaseca organiza cada año el «Alfarero de Oro», uno de los principales certamenes del escalafón menor - ALEJANDRO LARA
Toros

Objetivo: salvar las novilladas

El alcalde de Villaseca ha reunido este sábado a los regidores de las principale ferias de España para tratar de reducir costes a un festejo que se ha vuelto inasumible. Hoy, organizar una novillada con picadores cuesta entre 40.000 y 45.000 euros

TOLEDOActualizado:

El alcalde de Villaseca de la Sagra, Jesús Hijosa, ha decidido coger «el toro por los cuernos» para atajar uno de los principales problemas de la fiesta: el del coste de las novilladas, que las están haciendo inasumibles. De ahí que este sábado se hayan reunido en su pueblo los regidores de los principales ferias de España de este tipo de festejos, como Arnedo, Algemesí o Arganda del Rey. En total, se citaron una veintena de representantes para tratar de responder a la pregunta: ¿qué hacemos para que organizar una novillada en nuestro pueblo no nos suponga continuas pérdidas económicas?

«Estamos viendo que las novilladas en España se han reducido mucho y esto es porque está pasando algo. Las novilladas son la base del toreo y ahora tienen un futuro muy incierto, porque son deficitarias. No es normal que una novillada sin picadores cueste 25.000 euros y una con picadores esté entre los 40.000 y los 45.000 euros», explica Hijosa a ABC.

Durante el año 2017 se organizaron en España 242 novilladas con picadores (33 en Castilla-La Mancha), según la base de datos de Mundotoro. Estas se distribuyeron entre las 38 que se celebraron en las plazas de primera categoría, las 14 en plazas de segunda y las 190 en plazas de tercera. En total, hubo 31 novilladas más que en 2016 y este dato, sacado de contexto, puede llevar a engaño. Lejos de ser un valor en auge, el declive de las novilladas es evidente si se observan los datos de la última década.

En 2007, el último año antes de la crisis económica, se celebraron en España 667 festejos de este tipo. Desde entonces estos fueron cayendo año tras año hasta tocar suelo en 2013, cuando solo hubo 209. Es decir, casi un 70 por ciento menos. En los últimos cuatro años la cifra ha mejorado, pero tampoco como para salir de la UCI: de hecho, en 2016 se estuvo muy cerca otra vez de batir el récord negativo, ya que solo se registraron 211 novilladas.

INFOGRAFÍA DE ANA PÉREZ HERREA CON DATOS DEL PORTAL MUNDOTORO

Quienes están un poco iniciados en el tema taurino, saben que Villaseca es uno de los pueblos con más afición de España. Todo el año se habla de toros en este rincón de La Sagra: desde las jornadas con profesionales que el Ayuntamiento organiza en invierno, pasando por el certamen «Alfarero de Plata» (para novilleros sin picadores) en primavera, el «Alfarero de Oro» (uno de las más prestigiosas ferias para novilleros con picadores) a principios de septiembre y los tradicionales encierros.

Pues bien, dice el alcalde: «Vemos que aunque vayan 2.000 personas a la plaza, a una media de 15 euros cada entrada, son 30.000 euros. Los números no salen. Hay que buscar una solución porque la base del toreo no se puede permitir estos lujos». En Villaseca «ahora con la ayuda de la televisión (que paga por retransmitir el festejo) estamos saliendo casi a cubrir gastos, pero rápidamente se pierden 5.000 ó 10.000 euros en cuanto no se llene la plaza», añade.

Con esta realidad, lo que se busca es reducir costes, pero ¿por dónde empezar? ¿Alguna propuesta? Jesús Hijosa expone su criterio: «El ganadero no puede bajar más el precio. Se le está pagando 9.000 ó 10.000 euros por seis animales que se han criado en el campo durante tres años y medio. A partir de ahí todo lo demás es revisable...». Por ejemplo, las aportaciones a la Seguridad Social. «No puede ser que en una novillada en la que actúan 21 personas durante dos horas, la Seguridad Social cueste 5.500 euros. Habrá que reducir personal o lo que haya que hacer, pero esto no puede ser», aventura.

De momento, este sábado se han reunido los pueblos más taurinos de España para acordar propuestas. Lo que surja se trasladará a diversos organismos como la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), los empresarios, los profesionales del toro o el Ministerio de Cultura, del que depende el sector. Sea como fuere, el alcalde de Villaseca deja clara una cosa: «No vamos buscando que los toros se subvencionen. Tienen que sobrevivir por sí mismos, pero tenemos que hacerlos viables».