Guadamur despide con pena a su vecino

Manuel Rioja Marugán, el trabajador fallecido en Quesos Navalmoral SA, será enterrado este jueves a las 11.00 horas

ToledoActualizado:

«Era una persona muy querida, educado y de una familia muy sencilla. Su pérdida deja una gran pena y una huella imborrable en el pueblo». Estas son las declaraciones que este miércoles hacía a ABC la alcaldesa de la localidad toledana de Guadamur, Sagrario Gutiérrez, después de pasar por el tanatorio para dar el pésame a la familia de Manuel Rioja Marugán, trabajador de 46 años fallecido el día anterior en un accidente laboral de la fábrica Quesos Navalmoral SA, ubicada en Totanés, a 18 kilómetros de distancia de su residencia.

Una opinión, la de la alcaldesa de Guadamur, que comparte todo el mundo que conocía a Manuel. «Era discreto y trabajador, muy trabajador», destacaba Sagrario Gutiérrez, quien coincidía con su familia en misa y en otros eventos religiosos y festivos celebrados en el pueblo. La última vez que los vio fue en Navidad, en una de las celebraciones, donde Manuel acudió con sus dos hijos y su mujer.

La vocación religiosa de Manuel la ha heredado con más ahínco, si cabe, su hijo mayor, con el que acudió el pasado sábado al Seminario de Toledo a unas jornadas informativas, ya que el niño, de 12 años, llevaba insistiendo desde hace tiempo en ingresar en este centro religioso para recibir formación.

Era también conocida por muchos su faceta como deportista, llegando a militar en su juventud en el Club Atletismo Toledo (CAT), cuyo presidente, Julián Martín Garrido, mostró su tristeza por tener que despedir a uno de los chicos que a finales de los años 80 despuntaba en las carreras populares. «Era un buen atleta, pero sobre todo era una gran persona, como todos los que pasaron por aquel entonces por el club. Sentimos mucho su pérdida y hoy nos hemos acordado mucho de él», manifestaba este miércoles a ABC Martín Garrido.

Y, como decía la alcaldesa, Manuel destacaba por ser un buen trabajador, desempeñando un puesto de confianza en Quesos Navalmoral SA, cuyos propietarios, también guadamureños, lo tenían en alta estima. Hoy es un día de luto en la empresa y en Guadamur, donde será enterrado a las 11 de la mañana. Descanse en paz.