Estévez, Abascal, Cacho, Parra, Higuero, Zuñiga y de la Casa, este sábado en Los Cerralbos
Estévez, Abascal, Cacho, Parra, Higuero, Zuñiga y de la Casa, este sábado en Los Cerralbos - Manuel Moreno

El futuro español del 1.500, una carrera de obstáculos

Medallistas olímpicos y mundialistas reclaman en Los Cerralbos apoyo económico y mediático para el atletismo

Los CerralboslActualizado:

El atletismo no es un deporte de masas en España. Muchos advenedizos solo se acuerdan de él cuando hay Juegos Olímpicos o Mundiales. Entonces surge la medallitis. Luego viene el olvido de la ciudadanía, de los medios de comunicación y de las instituciones.

Este sábado, en Los Cerralbos (Toledo), su modesta casa de la cultura tendría que haberse petado con el elenco de exatletas medallistas olímpicos y mundialistas que respondieron a la llamada del periodista José Ángel de la Casa, teniente de alcalde de este pueblo de 400 habitantes. «Ya quisiera cualquier capital tener hoy a toda esta gente», se alegró Juan Ramón Amores, director general de Juventud y Deportes.

Pero solo unas 200 personas ocuparon las sillas de la sala con ganas de escuchar, durante dos entretenidas horas, los motivos por los que España ha perdido el dominio en la prueba de los 1.500 metros lisos.

Salvemos el 1.500 fue el título del foro-coloquio, moderado por José Ángel de la Casa.Reyes Estévez, José Manuel Abascal, Fermín Cacho, Roberto Parra, Juan Carlos Higuero y Maite Zúñiga -al final José Luis González no acudió a la cita- hablaron sobre las causas del vacío de atletas españoles en las clasificaciones y en las competiciones internacionales desde 2011 en una de las pruebas reinas. Apuntaron como motivos la ausencia de sacrificio y de constancia, del sedentarismo, del uso y el abuso de dispositivos móviles por parte de la chavalería, además de la falta de referentes y del incremento de la autoestima. También la carencia de ambición, la crisis económica en 2008 y el yugo de los ciclos, porque atletas de talento como Fermín Cacho, José Luis González o José Manuel Abascal no nacen todos los días. «Es muy difícil encontrar a gente como vosotros», afirmó entre el público Javier Cañadillas, entrenador de atletismo. «Es la ley del péndulo, estamos en el momento valle y no tenemos grandes figuras», remarcó Maite Zúñiga, la primera mujer española finalista olímpica.

Bajar al muelle

De la falta de un líder en la escena nacional se lamentó Roberto Parra (campeón de Europa en 800 metros). «Mi familia se paralizaba por ver una final de 1.500 metros con Abascal y González», desveló el atleta de Socuéllamos como recuerdo de su infancia, sumado a ese bolso que había en la trastienda del negocio familiar con el lema: ‘Abascal conquistó USA’. «Lo tengo grabado en la memoria», reconoció el deportista castellano-manchego.

Lo que Parra quizá no sabía hasta ayer es que Abascal, el primer medallista olímpico del atletismo español con un bronce en Los Ángeles’84, había ido de jovenzuelo al muelle para ganarse unas perrillas descargando mercancías cuando regresaba del Centro de Alto Rendimiento (CAR) a su casa en Cantabria. Lo contó al auditorio el atleta de Alceda, quien remarcó que, además de talento, un atleta brillante no llega a la cumbre en un suspiro. «Desde que empecé hasta que llegué a los Juegos Olímpicos pasaron once años», dijo Abascal, quien no se olvidó del «poder negro» que reina en la actualidad en pruebas de media y larga distancia.

El alcalde de Los Cerralbos, Jesús Gómez; el exatleta Fernando Fernández Gaitán, el director general de Juventud y Deporte de Castilla-La Mancha, Juan Ramón Amores , y la diputada provincial María Ángeles García López fueron fotografiados con los participantes en el foro-coloquio
El alcalde de Los Cerralbos, Jesús Gómez; el exatleta Fernando Fernández Gaitán, el director general de Juventud y Deporte de Castilla-La Mancha, Juan Ramón Amores , y la diputada provincial María Ángeles García López fueron fotografiados con los participantes en el foro-coloquio- Manuel Moreno

Reyes Estévez (bronce en 1.500 metros en los Mundiales de Atenas’97 y Sevilla’99) y Juan Carlos Higuero (campeón de Europa indoor en Birmingham en 2007) reclamaron para los atletas más facilidades para que se formen académicamente, principalmente desde los 18 a los 22 años, etapa en la que «se pierde mucha gente» porque buscan un futuro profesional, según Higuero, el león de Aranda de Duero. «A los chavales hay que hacerles ver que el atletismo no lo es todo», afirmó Estévez.

Los periodistas llevaron lo suyo en Los Cerralbos por la falta de implicación. «Los atletas podemos ser un escaparate pero (su labor) debe estar reflejado en los medios de comunicación», animó Fermín Cacho, el atleta de Ágreda (Soria). «En nuestra generación, los medios de comunicación se volcaron con nosotros», resaltó Zúñiga.

Y los entrenadores de los atletas también tuvieron su momento. «En España han sido mal tratados», denunció en su intervención José Tomás Martínez de Góngora, juez de atletismo. «Trabajan en la sombra y de manera precaria, han sido mal tratados», admitió Roberto Parra.

Deporte base

La ausencia de apoyo de las instituciones al deporte base salió a relucir. Maite Zúñiga, que trabaja en la Real Federación Española de Atletismo, arrojó esperanza. «La idea de la federación es invertir en la base, hemos puesto en marcha un plan y esperamos ver grandes figuras», aseguró la exatleta guipuzcoana, quien reprochó que en España «somos mucho de la medallitis». «Se ha olvidado la formación y la base», añadió.

«La federación debe mejorar porque dedica muy pocos recursos», apuntó desde el público Juan Carlos Montero (5º en el maratón de Nueva York en 1988), quien reclamó la implantación de nuevo de los juegos escolares.

En este campo, Juan Fernando Fernández, maestro de Educación Física, aconsejó también que los padres «no pongan a sus hijos en manos de gente que no esté formada». Abascal afirmó después: «Hay que asegurarse de que el entrenador es primero persona y luego que esté cualificado». «En la base está todo. Antes había 300 o 400 niños compitiendo», dijo Estévez.

Fernando Fernández Gaitán (leyenda viva del atletismo toledano) remachó: «A un atleta hay que cogerlo con ocho años y no soltarlo hasta que tiene 20». Y de su boca también salió la frase lapidaria de la jornada: «Con el atletismo hay que casarse y hasta la muerte». Como en la Legión española.