El presunto sicario acusado del asesinato de Mercedes es escoltado por agentes de la Guardia Civil a su llegada a los juzgados de Illescas
El presunto sicario acusado del asesinato de Mercedes es escoltado por agentes de la Guardia Civil a su llegada a los juzgados de Illescas - Ana Pérez Herrera

Prisión comunicada y sin fianza para el presunto sicario que mató a una mujer en Las Ventas de Retamosa

El procesado, que se ha acogido a su derecho a no declarar, ingresa en la prisión de Ocaña I

IllescasActualizado:

El juez de Illescas Daniel Hurtado ha ordenado esta tarde el ingreso preventivo en prisión, comunicada y sin fianza, de Raúl Romero Aparicio como el presunto autor del asesinato de una mujer de 41 años en la localidad toledana de Las Ventas de Retamosa (3.300 habitantes censados) el pasado viernes.

Al inculpado, un asesino a sueldo según la Guardia Civil, se le imputa de forma provisional un delito de asesinato consumado, un delito de asesinato en grado de tentativa, un delito de tenencia ilícita de armas y un delito de robo de vehículo a motor. No obstante, la Guardia Civil sigue trabajando para averiguar la identidad del supuesto autor intelectual y los motivos del crimen, porque Raúl Romero no ha aportado datos esclarecedores.

El acusado, que se acogió a su derecho a no declarar según su abogada, salió camino de la prisión de Ocaña I a las 15.30 horas, después de más de cinco horas y media en las dependencias del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Illescas, que está de guardia este lunes.

Raúl Romero, de 39 años, había llegado minutos antes de las 10 horas en un furgón desde la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, escoltado por cuatro vehículos y una docena de agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic), que portaban metralletas dada la peligrosidad del individuo.

El detenido vestía una sudadera con capucha de color granate, una camiseta azul, un pantalón de chándal gris claro y unas zapatillas grises y negras con el distintivo de la marca Nike. Tiene un largo historial de antecedentes policiales, la mayor parte por delitos contra el patrimonio. Ninguno es de sangre, hasta ahora.

El arrestado, camino del furgón que le trasladó a la prisión de Ocaña I
El arrestado, camino del furgón que le trasladó a la prisión de Ocaña I - Ana Pérez Herrera

El crimen lo ejecutó presuntamente a las 8.45 en una glorieta de la urbanización Monteviejo III, a 180 metros de la vivienda de Mercedes Martín Ayuso, cuando ella conducía su coche, un Kia Cee'd gris claro, para llevar al colegio a su hijo, sentado en el asiento del copiloto.

Según algunas fuentes, el presunto autor cruzó su vehículo en la calle, bajó de él y descerrajó varios disparos a poca distancia con un arma corta a través de la ventanilla izquierda del Kia, que llevaba el cristal subido. El cadáver de Mercedes presentaba dos impactos de bala, uno en la cabeza y otro en el tórax, según se comprobó el sábado en la autopsia realizada en el cementerio de Toledo, donde se encuentra la sala del Instituto Anatómico Forense de Toledo y Ciudad Real.

Habitualmente, en las necropsias que se practican en esas instalaciones participa un médico forense y el tiempo medio es de unas dos horas. Sin embargo, y dada la complejidad de este caso, fueron al menos dos médicos forenses los que estuvieron presentes en el examen del cadáver, que se prolongó alrededor de cinco horas.

La víctima, nacida en Madrid, habría cumplido 42 años el próximo 31 de julio. Por su parte, el presunto autor es un charnego: natural de Málaga, luego emigró a Barcelona. Se cree que desde allí bajó a Las Ventas de Retamosa para cometer el crimen. Probablemente, no lo hizo la misma noche, sino que descansó en algún alojamiento antes de ejecutar presuntamente el encargo.

Después de cometerlo, regresó a Barcelona, donde llevaba afincado varios años. Sin embargo, tuvo un accidente de tráfico en la A-3, en sentido Valencia, a la altura del kilómetro 264, dentro del término municipal de Fuenterrobles. Estaba a 20 kilómetros de Utiel y a unos 300 de Las Ventas de Retamosa. Abandonó el vehículo siniestrado, de la marca Seat, que había sido robado. Raúl huyó campo a través y algún conductor puso en alerta a la Guardia Civil de Valencia. La marca, el modelo y la matrícula coincidían con los datos del vehículo utilizado por el asesino de Mercedes.

El sospechoso llegó hasta Utiel gracias a un conductor. Ya en esta localidad de 12.000 habitantes censados, en una marquesina situada en el extrarradio que hace las veces de apeadero de autobuses, la Guardia Civil detuvo a Raúl con la maleta en la que llevaba el arma del crimen. Eran alrededor de las cuatro y media de la tarde; habían pasado ocho horas desde el asesinato.

Al sujeto le falta la primera falange en el dedo meñique de la mano izquierda, lo que alguna fuente consultada lo relaciona con el posible hecho de que no realizase correctamente algún encargo. Es un individuo de pequeña estatura, zafio y tosco, cuya imagen rústica no se asemeja a la idea que los ciudadanos pueden tener de un asesino asalariado.

Al presunto asesino le falta la primera falange en el dedo meñique de la mano izquierda, como se aprecia en la fotografía
Al presunto asesino le falta la primera falange en el dedo meñique de la mano izquierda, como se aprecia en la fotografía - Ana Pérez Herrera

En los primeros momentos los investigadores de la Guardia Civil barajaron la posibilidad de un crimen relacionado con la violencia de género. Algunos medios de comunicación señalaron a algunas de las parejas que la víctima había tenido. Sin embargo, esta hipótesis de trabajo fue perdiendo consistencia durante el día. La actual pareja sentimental de Mercedes y el padre biológico declararon ante agentes del Grupo de Personas de la Policía Judicial de la Comandancia de Toledo. El golpe de suerte por el accidente del presunto sicario y su posterior detención en Utiel la misma tarde del viernes dieron un giro a la investigación.