España

María Toledo: «Soy una moderna por fuera, pero flamenca a morir por dentro»

Está nominada a dos categorías de los premios Grammy Latinos

EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

«Muy moderna por fuera, pero flamenca a morir por dentro» se presenta la cantaora María Toledo, que en la portada de su último álbum luce «casi como Jennifer López», a la espera de materializar en unas semanas dos nominaciones a los premios Grammy Latinos, solo un año después de recibir otras dos.

Mérito tuvo conseguirlo justo cuando decidió remar sola, gracias al disco «conSentido» (2015), y compitió en «la Champions» de estos premios (la categoría a "mejor grabación del año") con artistas como Alejandro Sanz o Juan Luis Guerra.

«Es el disco del que más orgullosa estoy; lo hice sola, cuando nadie creía en mí», enfatiza sobre un álbum que ella misma produjo tras «un cambio» con su discográfica y que tomaba el relevo a dos trabajos previos en los que se había codeado con figuras como Miguel Poveda, Carmen París o Arcángel.

Igualmente destacable es que con «Magnética» (2016), su reciente disco de versiones, que pasea estos días por escenarios de toda España, se haya hecho acreedora de otras dos nominaciones para la próxima entrega, que tendrá lugar el 17 de noviembre en Las Vegas.

«Recompensa todo el esfuerzo diario, cuando te preguntas si merece la pena tanto sacrificio», afirma María Rodríguez (Toledo, 1983), la cantaora del piano que prefiere las tachuelas a los volantes y a la que le faltan horas al cabo del día para dormir.

A pesar de ello, nunca se ha arrepentido de abandonar su futuro en la abogacía para dedicarse a la música, mundo en el que empezó como «hobby» siendo muy joven, en multitud de concursos de flamenco (con galardones como el primer premio novel en El Cante de Las Minas), y que terminó convirtiéndose en su profesión.

Casi más sorprendente es que una artista señalada por la Academia Latina de la Grabación acabe aceptando la oferta de Telecinco para concursar en un programa de televisión («Levántate All-Stars»), como resarcimiento tras sus quejas porque la cadena eliminara sin previo aviso su actuación en un especial navideño.

«La tele ayuda muchísimo, si no, Alejandro Sanz no estaría de jurado en 'La Voz'. A mí me venía muy bien en ese momento y era un programa limpio», justifica Toledo, quien, no obstante, ha querido sacar su último disco «muy rápido» para que «no se desvirtuara» su imagen, que «es la de la flamenca del piano que trabaja a morir».

Estar «tieso y enamorado», como estaba cuando compuso «conSentido», es para ella el mejor caldo de cultivo en un género tan visceral como el flamenco. «Cuando las personas lo pasamos mal, como no tenemos nada que perder, se habla con el corazón en la mano», explica esta mujer, que presume de una honestidad desarmante.

A la hora de elegir las canciones a versionar en «Magnética» no se basó sin embargo en su momento personal, sino en su infancia, en aquellos cortes que le recordaban a su familia, como Lole y Manuel («Todo es de color»), que sonaban «en los viajes a La Manga del mar Menor en un coche sin aire acondicionado».

«A veces no hay que cantar con el que más vende, sino con el que tiene más talento»

«Soy osada, no temeraria. A lo único a lo que tengo miedo es a perder a los que amo», afirma la artista, que en el álbum ha versionado a Camarón de la Isla («Rosa María») y también a Rocío Jurado («Solita en mi balcón»), a la que acompañó a los coros en su última actuación.

Su atrevimiento, que ya había quedado de manifiesto al conciliar el flamenco y el piano, da otra vuelta de turca al emplear esta vez el sonido electromagnético de un órgano Hammond (de ahí el nombre del disco) y al saltar del flamenco más ortodoxo a la fusión pop-rock de Las Grecas con «Te estoy amando locamente» junto con Carmela Muñoz, una de sus integrantes originales.

«Fueron artistas que lo tuvieron que pasar muy mal cuando empezaron, porque eran muy diferentes a lo que la crítica quería y a lo que se esperaba: dos gitanas, rompedoras, con pantalón de campana y sin miedo a nada», justifica.

En este sentido, abunda en que «a veces no hay que cantar con el que más vende, sino con el que tiene más talento», razón por la que ha contado esta vez con El Pele, que «es el que mejor canta».

Tras su paso esta noche por el Teatro Alcázar de Madrid, viajará el viernes al Palacio de Congresos de La Línea de la Concepción (Cádiz) y el domingo al Teatro Cervantes de Málaga. Ya en noviembre, el día 5, le aguarda El Lunario de Ciudad de México.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios