Cultura

El mundo visto por Sebastiao Salgado

El paseo del Miradero de Toledo acoge la exposición «Génesis», una muestra de 38 extraordinarias fotografías en las que el conocido autor brasileño retrata «la belleza del planeta»

La exposición «Génesis» se encuentra en el paseo del Miradero de Toledo, es gratuita y está hasta el 1 de octubre
La exposición «Génesis» se encuentra en el paseo del Miradero de Toledo, es gratuita y está hasta el 1 de octubre - ANA PÉREZ HERRERA
JUAN ANTONIO PÉREZ Toledo - Actualizado: Guardado en:

En sus dos anteriores grandes proyectos, «Trabajadores» y «Éxodos», Sebastiao Salgado (Brasil, 1944) retrató «lo más oscuro del planeta, las barbaridades más grandes de las que somos capaces (las personas)», y «terminó enfermo, deprimido y desesperado», según su representante en España, Miguel González. Así que «como una especie de terapia para recuperar la fe en el ser humano», Salgado se propuso que su siguiente trabajo sería «fotografiar la belleza del planeta».

Y nació «Génesis». «Una oda visual a la majestuosidad y fragilidad de la Tierra. Mi homenaje al esplendor de la naturaleza. Al viajar a pie, en embarcaciones, avionetas o globos, mientras fotografiaba volcanes, icebergs, desiertos y junglas contemplé un mundo que no ha cambiado en milenios», ha explicado el propio Salgado de un proyecto que le llevó diez años: dos de preparación y ocho dedicados a realizar 32 viajes a ese 46 por ciento de la superficie de la Tierra no alterada por el hombre.

El resultado son 38 extraordinarias fotografías en blanco y negro (porque «las emociones se transmiten más con gamas de grises que con color»), que ahora se muestran al aire libre en el paseo del Miradero de Toledo hasta el 1 de octubre. La exposición se divide en cinco zonas geográficas: «Los confines del sur», «Santuarios», «África», «Las tierras del norte» y «La Amazonia y el pantanal». En ella, Salgado retrata a una colonia de pingüinos barbijo en la Antártida, a tribus etiopíes en las que las mujeres llevan platos anillados a los labios o a jóvenes desnudos que trepan árboles de más de 40 metros de altura para conseguir comida en la isla de Siberut, Indonesia.

Doctor en economía por la Universidad de París, no fue hasta los 29 años cuando Sebastiao Salgado se dedicó a la fotografía. No le ha ido mal: en 1998 fue premio Príncipe de Asturias de las Artes y tres años después fue nombrado embajador especial por Unicef. «Génesis» es parte del proyecto «Arte en la calle» de la Obra Social «la Caixa».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios