XXX ANIVERSARIO CIUDAD PATRIMONIO Tolón: «Los toledanos son los mejores garantes del patrimonio de la ciudad»

El alcalde en 1986, Joaquín Sánchez Garrido, invitó a «caminar juntos por el bienestar de la ciudad»

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, muestra el bando redactado para esta ocasión
La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, muestra el bando redactado para esta ocasión - Ana Pérez Herrera
M. CEBRIÁN Toledo - Actualizado: Guardado en:

«Toledo conserva en 1986, limpio como un cielo avanzado, como en una visión de El Greco, las características esenciales de un paisaje urbano incomparable». Así describía su ciudad el escritor y periodista toledano Luis Moreno Nieto en la información que publicó en ABC el día de su declaración como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, el 25 de noviembre de 1986.

Ese mismo día, el que era alcalde de la ciudad, Joaquín Sánchez Garrido, se compró una botella de Beaujolais, el mejor vino francés de la época, nada más salir de la sede de la Unesco, en la rue Miollis de París. Allí el exregidor toledano vivió con «mucho orgullo y una gran emoción» uno de los momentos más bonitos de su vida política: la declaración de Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Eran otros tiempos y la noticia, sin embargo, pasó casi desapercibida. «Cuando llegamos no había ni un alma esperando», recordaba a ABC en el XXV aniversario de esta efeméride Sánchez Garrido, quien tuvo que descorchar en la soledad de su casa —eso sí, con su mujer— la botella de vino.

Todo comenzó en 1985, cuando la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad las ciudades de Santiago de Compostela y Segovia. Ese día, Joaquín Sánchez Garrido se hizo el firme propósito de que Toledo tuviera también esa distinción. Y un año después lo consiguió. Con el apoyo del Ministerio de Cultura, el arquitecto Antón Capitel y, sobre todo, de los técnicos del Ayuntamiento, entre los que destacó Ignacio Álvarez Ahedo, «se consiguió armar un expediente perfecto en el que, sin duda, sobraban los méritos para el reconocimiento y para presentar ante los organismos internacionales. La idea era el reconocimiento institucional para que llegaran más fondos a un Toledo que en esa época estaba agonizando», explicaba entonces.

Sánchez Garrido, que es consciente de la importancia que ese reconocimiento tuvo para el futuro de la ciudad, vivió aquellos años con una gran emoción. La misma emoción que este sábado le embargó en el acto institucional del XXX Aniversario de la Declaración de Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, que se celebró en la Sala Capitular del Ayuntamiento, un escenario que ha acogido los momentos más importantes de la capital toledana.

El acto de inauguración del XXX aniversario comenzó con la lectura, por parte del periodista municipal Enrique Sánchez Lubián, del bando redactado para esta ocasión, que fue firmado después por la actual alcaldesa, Milagros Tolón. A continuación, se reprodujo un vídeo con motivo de esta efeméride, que destaca el giro que supuso para Toledo esa declaración y un reconocimiento también al exalcalde Joaquín Sánchez Garrido, cuya figura y su equipo lograron, hace 30 años, que Toledo fuese declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Por este motivo, Sánchez Garrido fue reconocido con la entrega de un diploma, de manos de la alcaldesa, en el que se reconoce su esfuerzo y dedicación por preservar y dinamizar el conjunto histórico patrimonial de la ciudad.

El exalcalde agradeció la labor realizada a los miembros de la Corporación que él dirigía en 1986, que contribuyeron a la consecución del título, y recordó que el entonces director general de la Unesco, Amadou-Mahtar M´Bou, reconoció hace 30 años el honor que suponía para la entidad que dirigía que Toledo formara parte de ella. Este sábado, Sánchez Garrido invitó a ciudadanos, políticos y administraciones a «caminar juntos por el bienestar, olvidar todo lo que haya que olvidar y tener sentido de la responsabilidad en beneficio del interés general».

Intervención de Joaquín Sánchez Garrido
Intervención de Joaquín Sánchez Garrido- Ana Pérez Herrera

Por su parte, Milagros Tolón, rodeada de autoridades civiles, religiosas y militares, además de muchos vecinos, instó a todos a defender su ciudad, ya que «los toledanos son los mejores garantes del patrimonio de Toledo». La regidora aprovechó el acto para invitar a los ciudadanos a disfrutar de las actividades culturales, festivas y artísticas programadas con motivo de esta efeméride. «Juntos, hemos de sentirnos orgullosos de que hoy, en 2016, Toledo sea más Patrimonio de la Humanidad que nunca», manifestó.

En estos treinta años, en opinión de la alcaldesa, «hemos enriquecido y aumentado nuestros bienes, consiguiendo que toda la sociedad toledana se sienta más comprometida con los valores que la Unesco reconoció como singulares», al inscribir a la ciudad en la Lista del Patrimonio Mundial y conformar la «esencia y el alma de milenaria y gran ciudad».

«Una gran oportunidad»

Tolón inició su alocución reconociendo que la catalogación de Toledo por la Unesco, hace treinta años, propició «una gran oportunidad» para afrontar los problemas que afectaban en los años 80 al Casco histórico de la ciudad, para que éstos fuesen conocidos y para rehabilitar los monumentos, espacios y el patrimonio residencial de la zona.

De este modo, la alcaldesa aseguró que «hoy Toledo está mucho mejor protegido que en ninguna otra época de nuestra historia», Y eso ha sido posible, a su juicio, gracias a la implicación de los ciudadanos, y muy especialmente los del Casco, que han apostado por residir en este enclave, «defendiendo su pálpito vital».

La regidora toledana tuvo igualmente palabras de reconocimiento para los que le precedieron en el cargo, ya que «cada uno de ellos cubrió una etapa destacada en el recorrido de la ciudad y que también conocen las satisfacciones y dificultades que implica gestionar una ciudad patrimonial como Toledo».

Sin embargo, en el acto de ayer solo estuvieron presentes los dos primeros alcaldes de Toledo en la época democrática, Juan Ignacio de Mesa y Joaquín Sánchez Garrido. Se echó de menos al resto, sobre todo al predecesor de Milagros Tolón, Emiliano García-Page, quien participaba, a la misma hora y en la misma ciudad, en un acto de Juventudes Socialistas con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

No obstante, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, subrayó horas antes, en las redes sociales, el «honor tan excepcional» que le supone haber sido alcalde de Toledo durante «un pedacito de su gran historia». En su perfil de Facebook, el regidor desde 2007 hasta 2015 felicitó a los toledanos, a Castilla-La Mancha y a todos los españoles por «saber conservar y valorar la historia y el patrimonio cultural y artístico de la ciudad».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios